Con el SAT, es mejor en buenos términos

El Servicio de Administración Tributaria (SAT) recordó a los contribuyentes la importancia de mantener un control riguroso sobre sus ingresos y transacciones bancarias. Este organismo tiene acceso a información detallada sobre los ingresos de las personas, obtenida de diversas fuentes, incluyendo los bancos. Según la ley, las instituciones bancarias están obligadas a notificar al SAT cualquier inconsistencia o irregularidad detectada en las cuentas de sus clientes.
Desde el momento en que una persona ingresa a su primer empleo y se da de alta en el SAT, comienza a rendir cuentas a esta entidad debido a la percepción de ingresos económicos. Esta obligación incluye justificar los ingresos y cooperar con el gasto público.
El SAT tiene acceso a la información sobre la cantidad de ingresos que percibe una persona, y los bancos, a su vez, están obligados a informar sobre cualquier irregularidad en las cuentas de sus clientes. Para evitar problemas con el SAT, es crucial estar al tanto de los límites de dinero en las cuentas de débito, los cuales varían según el nivel correspondiente.
Límites de Dinero en Cuentas de Débito
Primer Nivel: Este nivel aplica a tarjetas básicas de personas físicas. El límite es de 6,030 pesos mexicanos entre depósitos, transferencias y cualquier otra transacción. Se recomienda evitar que la cuenta llegue a los 8,040 pesos mexicanos.
Segundo Nivel: Este nivel abarca subsidios o programas de gobierno y algunas personas físicas. El límite para personas físicas es de 24,121 pesos mexicanos, mientras que para subsidios o programas de gobierno puede alcanzar los 48,243 pesos mexicanos.
Tercer Nivel: En este nivel se incluyen personas físicas y morales. El límite en las cuentas de débito es de 80,405 pesos mexicanos.
Cuarto Nivel: Este nivel también incluye a personas físicas y morales. Aunque no existe un límite impuesto por el SAT, el banco establecerá un acuerdo con el cliente para determinar el límite mensual deseado en la cuenta de débito.
Es crucial respetar estos límites, ya que excederlos puede resultar en que el banco informe al SAT sobre cualquier irregularidad, lo que podría ocasionar problemas con este organismo.