Con la llegada de la temporada de frío, las enfermedades respiratorias agudas aumentan, por lo que es crucial que los adultos mayores sigan una serie de recomendaciones para prevenirlas y proteger su salud pulmonar, según destacó Carolina Bernal López, miembro prominente de la Asociación de Gerontología y Geriatría de Aguascalientes.

La especialista indicó que la función pulmonar tiende a disminuir ligeramente con el envejecimiento en los adultos mayores. Aunque esto no representa un problema significativo en individuos sanos, puede ser un riesgo potencial en aquellos que presentan dificultades respiratorias, pérdida de masa muscular, sedentarismo, alteraciones cardiovasculares o anemia, entre otros factores.

Para contrarrestar estos riesgos, Bernal López destacó una serie de recomendaciones clave:

  • Identificación de síntomas: Es vital que los adultos mayores aprendan a reconocer los síntomas comunes de enfermedades respiratorias, facilitando una intervención temprana.
  • No fumar: Evitar el tabaco es crucial, ya que el humo del cigarrillo puede empeorar los problemas respiratorios.
  • Ambiente saludable: Mantener la vivienda bien ventilada y libre de humo de tabaco u otros contaminantes es esencial para la salud pulmonar.
  • Hidratación: Consumir suficientes líquidos es fundamental para prevenir enfermedades respiratorias.
  • Alimentación balanceada: Una dieta rica en frutas y verduras refuerza el sistema inmunológico.
  • Vacunación: Se recomienda la vacunación contra la influenza y la vacuna antineumocócica como medidas preventivas.
  • Evitar contacto cercano: Es importante mantenerse alejado de personas enfermas de gripe o resfriado, especialmente durante el invierno.
  • Higiene: Lavarse las manos con frecuencia reduce el riesgo de contagio.
  • Ejercicios respiratorios: Realizar ejercicios respiratorios, como respiraciones profundas, puede mejorar la capacidad pulmonar.

NO LO POSTERGUE. Bernal López enfatizó que, ante la aparición de síntomas como disnea o tos persistente, es fundamental buscar asesoramiento médico de inmediato. Esta acción proactiva puede ser crucial en la detección y tratamiento tempranos de posibles complicaciones respiratorias.