Las investigaciones o remociones de personal en la Fiscalía Estatal no se hacen sobre supuestos hechos o señalamientos a través de videograbaciones o acusaciones en mantas, se necesitan denuncias precisas y si alguien tiene datos adicionales deben ser proporcionados a la autoridad para entonces sí, hacer lo conducente, advirtió el fiscal estatal, Jesús Figueroa Ortega.

Entrevistado previo al acto en que el gobernador Martín Orozco entregara por escrito su Cuarto Informe de Labores, el titular de la Fiscalía Estatal, aseveró que los tantos señalamientos que se han hecho en contra del comisario Juan Muro no han sido formales, pero si alguien tiene algo en contra de él, “me ayudaría mucho si me la proporcionan”.

Para hacer una investigación que pretenda la destitución de dicho comisario se necesita tener algo más sólido que un video. Al recordarle que así comenzaron los señalamientos en contra del ex comisario René Carrillo, quien ahora se encuentra recluido en el Cereso, comentó que no hay punto de comparación con Juan Muro, “ustedes saben que antes de la investigación -de René-, nosotros ya lo habíamos separado por las mismas razones, pero no es posible hacer analogía entre las dos personas”.

Agregó que si bien ha habido acusaciones en lo general contra policías ministeriales, resaltó que “no puedo decir que todos los agentes investigadores sean blancas palomitas, pero tampoco puedo pensar que se trate de un cártel, como mencionan”.

Toda investigación puede surgir, insistió, pero esto debe ser sobre alguna situación en concreto, pero ante señalamientos muy generales, “me parece muy arriesgado que sean motivo para iniciar una investigación”.

Figueroa Ortega, igualmente habló sobre las acusaciones que también a través de un video se hicieron hacia el secretario general de Gobierno, Juan Manuel Flores, y aseveró que no ha sido necesario llamar a comparecer al funcionario estatal, y se hará sólo en caso de ser necesario, por lo pronto, indicó que se tienen avances en la identificación de los involucrados en este caso, del cual por cierto, resultaron dos fallecidos, uno de éstos primero fue levantado, golpeado y luego ultimado.