Comprometido con la corona

CDMX. – El Rey Felipe VI de España conmemoró, sin mucho boato, el décimo aniversario de su ascenso al trono, una década en la que ha afrontado la tarea de recuperar la institución tras los excesos de su padre, Juan Carlos.
«Durante estos años en servicio, el compromiso y el deber han sido los pilares de mi desempeño como Rey», afirmó durante una ceremonia celebrada en el Palacio Real.
«Por ello, servicio, compromiso, y deber es el lema que he elegido para este aniversario», agregó.
En el Palacio Real se reunieron más de dos mil personas para vivir el momento de la proclamación. El Monarca aprovechó el espacio en el que enfatizó la dedicación de la Reina Letizia en sus actividades institucionales.
«Con voluntad, dedicación y sensibilidad, su actividad institucional ha contribuido enormemente a dar visibilidad y atención a las necesidades de las personas, especialmente las más vulnerables», destacó.
Asimismo, mencionó a sus hijas Leonor y Sofía, de quienes aplaudió su «creciente apoyo».
«Han empezado a vivir y comprender, con necesario espíritu crítico y afán de aprendizaje, al igual que los jóvenes de su generación, las realidades de nuestra vida colectiva y las complejas dinámicas del mundo».
Las jóvenes dedicaron algunas palabras para celebrar el trabajo de su padre en el trono, algo que lo tomó por sorpresa.
«Mamá, papá, Majestades. Perdón por colarnos, pero nosotras también tenemos algo que decir hoy», comenzó la Princesa Leonor mirando con complicidad al Soberano, atónito porque no se imaginaba esta sorpresa.