Veronica Gascón Hernández
Agencia Reforma

Cd. de México, México.-La iniciativa privada aseguró que, de aprobarse la reforma eléctrica impulsada por el Presidente Andrés Manuel López Obrador, se verían comprometidos alrededor de 44 mil millones de dólares de inversiones que se han realizado en el sector.

Representantes de los organismos que conforman el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) señalaron que, entre las consecuencias de aprobarse esta iniciativa, estará un incremento en el costo de la electricidad y, por ende, en el precio de los productos al consumidor, así como posibles apagones por el deterioro de la infraestructura de la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

Además, advirtió el CCE, se violarían algunas cláusulas del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC).

«Tenemos que las inversiones comprometidas ya en el sector eléctrico ascienden a 44 mil millones de dólares», subrayó Carlos Salazar, presidente del CCE, en conferencia con medios.

Cálculos del sector empresarial advierten que la generación de electricidad por parte de la CFE supera por mucho la de la IP, ya que en la primera el costo del megawatt (MW) es de mil 403 pesos, en tanto que con los privados de energías renovables es de 406 pesos. Y el grueso del los generadores privados, que están con ciclos combinados, están alrededor de 800 pesos.

«Si ahora van a operar las plantas de mayor costo, si el costo de generación de la CFE es el doble de las de los privados, seguramente aumentará el costo promedio de generación», consideró Régulo Salinas, presidente de la Comisión de Energía de la Confederación de Cámaras Industriales de los Estados Unidos Mexicanos (Concamin).

«Esto se va a reflejar en mayores tarifas que eventualmente repercutirían en mayores precios de insumos o en mayores subsidios que se van a tener que desviar de otros sectores que lo están recibiendo o en un deterioro de las finanzas públicas», señaló.

Carlos Salazar manifestó que los recursos no alcanzarán para cubrir la demanda de electricidad, porque la CFE no tiene para invertir.

«Si crece la demanda 3 por ciento, se requieren inversiones anuales por 87 mil millones de pesos», estimó el presidente del Consejo Coordinador Empresarial.

«El presupuesto anual de la CFE en los últimos años ha sido de 45 mil millones de pesos, pero estos 45 mil millones también se tienen que invertir en nuevas líneas de transmisión y distribución, y en los últimos años no se ha invertido en transmisión ni distribución, que es donde se tiene el monopolio del sector público. Entonces no alcanza para la generación pero tampoco ni para transmisión ni distribución».

Añadió que si se aprueba la reforma y los privados ya no pueden entregar la electricidad, puede verse afectado hasta el 55 por ciento de la de energía que se recibe.

El presidente del CCE destacó que la iniciativa es violatoria del capítulo de inversión del T-MEC, en particular del artículo 14.6, que obliga a México a otorgar a los inversionistas de Estados Unidos y Canadá un trato acorde con el derecho internacional.

Además, iría en contra del artículo 14.8, que habla de la expropiación y compensación, y que prohíbe a las partes expropiar directa o indirectamente las inversiones de empresarios de Estados Unidos y Canadá.

A su vez, José Medina Mora, presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), señaló que no debe haber retroactividad de la ley y se deben respetar las inversiones ya realizadas.

En su oportunidad, Enoch Castellanos, presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Transformación (Canacintra), habló de los riesgos de sufrir apagones por la obsolescencia de las plantas de CFE.

Además, consideró que eliminar al regulador del sector es una forma de cerrar el mercado.