Juan Carlos Rodríguez
Agencia Reforma

MONTERREY, NL.-Ante las bajas ventas por el cierre de panteones en la pandemia del Covid-19, vendedores y productores de flores de Nuevo León lanzaron un grito de auxilio para que las personas compren flores y construyan altares de muertos en sus casas.
La baja asistencia y los cierres han desplomado las ventas de los floristas.
Y aunque el Día de Muertos es una de las mejores fechas para el negocio, no habrá acceso a los panteones por la amenaza del coronavirus.
“Ojalá vengan a comprar flores, aunque no entren a los panteones”, señaló Gamaliel López, quien lleva más de 30 años vendiendo a un lado del Panteón Dolores, “para que nos ayuden, porque no hemos vendido nada”.
Fernando Casas, productor y distribuidor de flores, señaló que la pandemia ha dado golpes muy duros al gremio de la floricultura, pues las ventas han bajado al menos un 60 por ciento y tiende a empeorar.
“Está cab…”, dijo, “el gremio de floricultores está muy golpeado, ojalá mejore el próximo fin de semana”.
Explicó que las tres fechas más importantes para el gremio son el 14 de febrero, 10 de mayo y 2 de noviembre, pero este año las ventas se fueron hasta el piso por la pandemia.
“Ojalá hagan muchos altares de muertos, porque no hemos vendido nada”, expuso Regina Santos, otra vendedora de flores y arreglos.
“Si no vendemos el próximo fin de semana nos la veremos duro al final del año”.
Pidieron a la población acudir a sus negocios respetando las medidas de restricción .
Juan Duarte, vendedor de tacos a fuera del Panteón El Carmen, también dijo que las restricciones por la pandemia han afectado sus ventas.
“Vendemos durante la semana”, mencionó, “pero en estas fecha vendíamos mucho más y ahora no vendemos casi nada”.