Entre chiflidos y gritos se llevó a cabo la comparecencia del titular del IEA, Raúl Silva Perezchica, como parte de la Glosa del Primer Informe de Gobierno. Además, ayer a la sesión plenaria del Congreso, acudieron con pancartas maestros del Cecytea, quienes reclamaron la falta de asignación de tres mil horas en educación física, que los han dejado sin trabajo.
La diputada Silvia Alaniz, que llegó con media hora de retraso, expuso que si la preocupación de la actual administración estatal es una educación de calidad, no se ven resultados.
Y sobre las 600 certificaciones de los maestros de inglés por la Universidad de Cambridge, del total se desconoce a quienes recibieron 382 certificaciones y si se otorgaron con algún interés.
A pregunta específica, el funcionario respondió que ya no hay “aviadores”, ni venta de plazas, sino que se respeta la lista de prelación, por lo que ya no se otorgan por compadrazgo o favores personales; pero fue interrumpido por el público asistente, afirmando que en el Cecytea persisten los vicios de antaño.
Incluso, los maestros calificaron de “palero” al diputado Jaime González, luego de que ponderara que el IEA ha dado excelentes resultados; la rechifla no se hizo esperar.
Los diputados también censuraron la deserción escolar; Silva Perezchica reconoció que aumentó del 11 al 17% en el nivel secundaria, por lo que sólo el 83% logra terminarla.
Y sobre la falta de maestros y directores en varias escuelas, a pesar de que hay muchos maestros desempleados, dijo que este problema se resolverá hasta enero, porque de octubre a diciembre no hay nuevas contrataciones.
Por su parte, la diputada Citlalli Rodríguez interrogó sobre la distribución de los casi 50 millones de pesos recaudados de las cuotas escolares y su destino; el funcionario aseguró que a la fecha el 99% de las aportaciones voluntarias han sido devueltas a padres de familias hasta el mes de septiembre, y que por tal motivo el monto no aparece dentro del Primer Informe de Gobierno.
Puntualizó dichas cuotas escolares serán usadas para el mantenimiento de consumibles, Internet y diversas reparaciones que requieran las instituciones educativas, con autorización de la Secretaría de Finanzas.
La legisladora cuestionó que se condicione la inscripción y refirió que hay una partida presupuestada para el mantenimiento de los planteles.