Natalia Vitela
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-El cambio en el modelo de distribución de fármacos en el sector salud ha generado un «atasco» en la entrega de los insumos, advierten especialistas.
La concentración del reparto en sólo cuatro empresas, la falta de infraestructura en almacenes de las distintas instituciones y procedimientos de entrega recepción distintos, dependiendo de la institución, han entorpecido el abasto de medicinas.
La actual administración cambió el modelo de compra y entrega de medicinas al sector público, con el objetivo de generar ahorros, evitar corrupción, actualizar la compra de tratamientos y mejorar la planeación de las adquisiciones.
Para ello, encargó a la Unops, organismo desconcentrado de la ONU, la compra de medicinas mientras que el reparto de éstas se asignó a Birmex, Compañía Internacional Médica (Cimsa), Médica Farma Arcar y Vantage.
Anteriormente, el IMSS realizaba a través de comercializadoras la compra de medicinas y éstas se encargaban también del reparto con unas 61 empresas. Con este mecanismo, administraciones anteriores desmantelaron la red de distribución pública.
Ahora, el nuevo modelo aún no funciona como debería, estiman especialistas del sector.
Enrique Martínez, director del Instituto Farmacéutico, centro de consultoría especializado en el análisis de compras públicas del sector salud, explicó que disminuir la participación de empresas distribuidoras afecta la capacidad de reparto y almacenaje, lo que genera retrasos.
«Obviamente la capacidad de mover piezas es mucho menor y el fenómeno que observamos hoy es que no se están logrando los desplazamientos como debe ser».
El especialista afirmó que los actuales distribuidores han resentido la falta histórica de red de frío en instituciones encargadas de recibir medicamentos, por lo que no pueden efectuar la entrega.
«Hay anécdotas de que se han quedado 24 y hasta 48 horas afuera para que los reciban y se someten al riesgo por la delincuencia», contó.
Para Carlos Ramos, director de la Asociación Nacional de Distribuidores de Insumos para la Salud, falta homologar los requisitos de entrega de medicinas y ante las distintas problemáticas que han enfrentado entregaron un documento diagnóstico al Insabi.
«El planteamiento es que se necesita regular y homologar todo el proceso de distribución. Se necesita orden. Nadie ha dicho abiertamente cómo hacer todo. Falta homologar los requisitos y la documentación, pues cada dependencia pide ciertos requisitos y documentos. No hay criterios únicos».
Indicó que el volumen de medicamentos que compró Unops se entregó entre julio y agosto, y lo que compró Insabi entre julio, agosto y septiembre, entonces todo lo que no se compró en el año se quiere entregar en un par de meses.
«El problema del abasto de medicamentos no tiene un tiempo, hay que resolverlo, entonces esperamos que la autoridad atienda prontamente nuestra solicitud de reunión».
Los especialistas alertan que los operadores logísticos entregan a las unidades médicas y éstas no están enteradas, tienen saturados los almacenes y han regresado los productos.

Avance
De acuerdo con la Secretaría de Salud
Millones de piezas de medicinas e insumos
444. 8 se han comprado
104 se han entregado, es decir: 23.3%

Distribuidoras y zona de operación
– Vantage
BC, BCS, Sonora, Sinaloa, Veracruz, Tlaxcala, Puebla, Tabasco, Campeche, Yucatán y QR
– C (MFA)
Chihuahua, Coahuila, NL, Tamaulipas, Durango, Zacatecas, SLP, Aguascalientes, Guanajuato, Querétaro, Hidalgo, Morelos, Guerrero, Oaxaca y Chiapas
– Compañía Internacional Médica (CIMSA) y Vantage
Nayarit, Jalisco, Michoacán, Colima y Edomex
– Birmex
Ciudad de México