Tal parece que en la Conferencia Este de la NBA el rendimiento de los equipos está muy desnivelado, en tres de las cuatro series de cuartos de final se han concretado barridas, a diferencia del Oeste que todo está muy peleado. Ayer el Miami Heat se convirtió en el tercer invitado a semifinales luego de vencer por cuarta ocasión consecutiva a Indiana que simplemente se vio superado sin poder encontrar la fórmula para conseguir aunque sea una victoria.
Conscientes de tener la ventaja de tres partidos el Heat incluso hizo bastantes rotaciones en sus jugadores dejando descansar por mucho tiempo a Jimmy Butler que se convirtió en uno de sus estandartes esta temporada. Sin embargo, otros nombres como Goran Dragic y Tyler Herro salieron adelante para conseguir un buen partido. Indiana estuvo dando pelea consiguiendo mantenerse cerca en la pizarra, pero en la recta final del segundo periodo Miami logró despegarse un poco con siete de ventaja al medio tiempo.
El Heat se mantuvo a la cabeza casi durante todo el partido manejando las diferentes ventajas en el marcador aprovechando la confianza y tranquilidad de ir arriba en la serie. Por más que Indiana intentó ganar el primer partido para ellos el Heat terminó por imponerse 99-87 en otra sencilla victoria que terminó por sentenciar una barrida más en el este. Dragic terminó por ser el mejor anotador con 23 unidades, pero las palmas se las llevó Bam Adebayo con un doble-doble que tuvo 19 rebotes y 14 puntos. Ahora Miami espera al ganador de la serie entre Bucks y el Magic para chocar en las semifinales con todo, pareciendo indicar que será Milwaukee el rival con el que tengan que medirse rumbo a la final de conferencia.