Benito Jiménez y Antonio Baranda
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-El Presidente Andrés Manuel López Obrador dijo ayer que corresponde a la Fiscalía General de la República (FGR) si cita a su antecesor, Enrique Peña Nieto, investigado por el caso de OHL, delitos de lavado de dinero y enriquecimiento ilícito.
«¿Haría el llamado a que Enrique Peña Nieto regrese a México?», se le preguntó.
«Eso lo tiene que decidir la Fiscalía, no me corresponde a mí, y no es mi fuerte la venganza», expresó.
«No solo es el ex Presidente Peña, es el ex Presidente (Felipe) Calderón, si no, ya hubiésemos presentado denuncia contra Calderón, o (Vicente) Fox o (Ernesto) Zedillo, algunas ya las presenté cuando estaba en la oposición, que yo creo que ya están en los archivos, es lo que puedo comentar».
Durante la conferencia mañanera, el Mandatario comentó que los procesos respectivos tienen su curso.
«Nosotros no podemos decirle al Fiscal que no actúe o a una dependencia que tenga una carpeta sobre irregularidades o posibles irregularidades: No presentes nada. No, que presente y que la autoridad resuelva, pero es muy distinto a que nosotros, por voluntad de la gente, estuviésemos metidos presentando las denuncias», expuso.
La FGR, a cargo de Alejandro Gertz, informó el martes pasado que abrió carpetas de investigación contra Peña Nieto, que le permitirán obtener pruebas y judicializar los casos en los próximos meses.
«El primer caso incluye diversas denuncias en las que se encuentra involucrada la empresa OHL, tanto en delitos de carácter electoral, como patrimoniales. En esta investigación los avances permitirán judicializaciones en los meses próximos», se detalló.
«Con base en denuncias presentadas por las autoridades hacendarias, se está integrando una carpeta de investigación por lavado de dinero y transferencias internacionales ilegales, todo lo cual requiere dictámenes periciales hacendarios y fiscales, que ya se han solicitado, mientras se obtienen diversas pruebas indispensables para la judicialización del caso».
La Fiscalía mencionó una tercera carpeta de investigación por enriquecimiento ilícito, cuyos dictámenes fiscales y patrimoniales se desahogan en distintas instituciones y con peritos especializados en la materia.
«Conforme se vayan obteniendo resultados procesales, en los que se puedan dar las versiones públicas que la ley autorice, esto se hará de inmediato», agregó.
Al menos en dos de las tres indagatorias se conocen algunas informaciones, tanto por parte de las autoridades como de los denunciantes.
La pesquisa contra el ex Presidente por el caso OHL tiene como base una serie de denuncias ligadas con presuntos actos de corrupción en concesiones como las del Circuito Exterior Mexiquense y la autopista Atizapán-Atlacomulco.
Las querellas fueron presentadas a lo largo de 2016 y 2017 por Paulo Diez Gargari, apoderado de la empresa Infraiber.
Sobre el enriquecimiento ilícito, las autoridades no han abundado en detalles, aunque han aparecido indicios de los bienes adquiridos por Peña Nieto.
El pasado 14 de julio, el diario español El País dio a conocer que, tras anunciarse la indagatoria en su contra por lavado, el priista mexiquense puso en venta su casa ubucada en Almagro, barrio de Madrid.