Al presentar su Libro “Viaje a la Memoria, un encuentro personal”, Otto Granados Roldán comparte 40 años en el oficio de la política, al cual describió como descarnado, fascinante y cruel, con su lado oscuro y luminoso. El otrora gobernador agregó que la política así es, así ha sido y así será y que hay que estar preparado para ello y concentrarse en generar resultados a favor de la sociedad.
Granados explicó que en su momento, la alternancia propició que los actores políticos dialogaran, que fueran más cuidadosos y transparentes. Esto propició también aprendizajes en la clase gobernante que no se suscitan cuando se tiene el monopolio del poder. La política, agregó, es un oficio tan complicado y satisfactorio al mismo tiempo, que exige mantener los pies en la tierra para no perder la cabeza y mantenerse vigente después de que concluyen los cargos.
Quien fuera Secretario de Educación Pública federal detalló que los gobernantes no llegan para ser populares, sino para dar resultados. Confesó también que la etapa más difícil que vivió como gobernador fue “el séptimo año”, cuando hay que aterrizar para no perderse “en los espejismos del poder”. Así, la prueba de fuego viene siempre después de dejar el poder.
Finalmente, Otto Granados expresó que este libro lo escribió para él, para tener claros los episodios, acontecimientos y decisiones que enfrentó al gobernar Aguascalientes. También lo hizo para contrastar hechos ocurridos durante casi 4 décadas con una mirada actual, ordenada, documentada y razonable en lo posible, además para compartir el proceso de la toma de decisiones y ofrecer una visión más compleja de la forma en la que opera la política y la gestión pública.

COMUNICAR, LA CLAVE. En presencia del gobernador Martín Orozco Sandoval, el ex mandatario de Aguascalientes señaló que existen malos y buenos políticos, como ocurre en todos los oficios. Agregó que uno de los retos de quienes tienen el poder consiste en saber compartir las razones de fondo en la toma de decisiones.