Tras terminar en el séptimo sitio del baloncesto 3×3 femenil, las jugadoras de Aguascalientes que representaron a México en esta competencia regresaron a suelo azteca y rompieron filas, luego de una aventura que quedará para siempre en sus memorias, tanto en lo deportivo como en lo personal.
Una de las jugadoras que decidió compartir algunas palabras sobre lo que significó este torneo fue Irene Plascencia, jugadora de gran recorrido internacional que fue de las más productivas en la competencia. “Cierra oficialmente mi participación en los primeros Juegos Panamericanos Junior. Este torneo fue totalmente diferente para mí, con mucho significado emocional. Dios me dio el privilegio de, antes que representar a mi país, poder representar a alguien que tiene un lugar muy importante en mi vida, mi más grande motivación y ejemplo. Mi hermana Laura Plasencia. Mi ejemplo más grande de fuerza, constancia, disciplina y resiliencia. Nadie sabe el detrás de todo este torneo, sólo nosotros sabemos que la pelea más grande aún está por venir, pero, como juntas lo podemos todo, no me preocupa. Mi trabajo de estos meses es para ti y para nuestra familia. Gracias por vivir este proceso conmigo”, fueron las palabras de Irene, recordando que Laura fue parte del equipo que ganó el boleto a Cali y que, por diferentes cuestiones, entre ellas una lesión, no pudo asistir a los Panamericanos.
Para cerrar con su mensaje, Irene les agradeció a todos los representantes tanto en la rama varonil como femenil que estuvieron en Cali junto con ella, además del cuerpo técnico que las acompañó durante la competencia. Por último, también les mandó un mensaje a sus compañeras del Tecnológico de Monterrey, las Borreguitas, que día a día entrenan con ella y que son parte de su éxito en la duela.

¡Participa con tu opinión!