El Centro de Investigación y Docencia Económica Región Centro lanzó ayer el proyecto PRICO, que es una encuesta que busca entender la experiencia de las familias y amigos de personas privadas de la libertad o en reclusión en México durante la contingencia de COVID-19; los resultados serán utilizados para fines académicos y para hacer recomendaciones a las autoridades pertinentes.

Alejandro Madrazo, director del CIDE, informó que la información que proporcione la población, de modo voluntario, es anónima y confidencial. No se le pedirá identificación personal o de su interno.

Esta encuesta se aplica por internet junto con la organización Equis Justicia Para Las Mujeres. La información resultante será analizada por la Comisión Nacional de Derechos Humanos. Si desean responderla, pueden seguir el siguiente enlace electrónico: https://www.dooblocawi.com/client/Survey.aspx?Ticket=GB9YI2WR o mandar un correo a la siguiente dirección: rebeca.calzada@cide.edu.

De acuerdo a reportes de la Comisión Nacional de Derechos Humanos hechos en el 2019, previo a la llegada del COVID-19, las condiciones de algunos centros penitenciarios en México se caracterizaban por tener a las personas privadas de su libertad en espacios reducidos, sobrepoblados y con acceso limitado a servicios de salud y productos de limpieza y bioseguridad.

Estas condiciones facilitan la propagación del virus no sólo entre las personas privadas de su libertad, sino también entre el personal que labora ahí, los visitantes que reciben, infantes que viven en los centros, así como los defensores y las comunidades en las que se localizan estos centros.

Ante esta situación, algunas autoridades estatales y federales han echado a andar distintas acciones para mitigar los contagios. Sin embargo, un año después de la llegada del COVID-19, se desconocen sus efectos en las personas privadas de la libertad y sus familiares.

Por este motivo, las investigadoras del CIDE Región Centro evalúan el desempeño de los centros penitenciarios durante el contexto de la emergencia sanitaria por COVID-19. Uno de los principales objetivos de esta investigación es conocer las experiencias de las familias o amigos de personas que se encontraron o se encuentran en algún centro penitenciario desde marzo de 2020, fecha en la que inició la pandemia en México.