Tonatiúh Rubín
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-México está camino a cumplir 11 de las Metas de Aichi para proteger la naturaleza, pero flaquea en contaminación y pérdida hábitats.

Revertir la pérdida de naturaleza para el 2030 es un nuevo objetivo que adquirió México al sumarse al Compromiso de los Líderes por la Naturaleza, una iniciativa suscrita por 64 países y la Unión Europea.

Hace 10 años, el País se comprometió a cumplir las Metas de Aichi, un conjunto de 20 metas que el Convenio de las Naciones Unidas sobre la Diversidad Biológica (CBD, por sus siglas en inglés) propuso para proteger la biodiversidad del mundo.

México está en camino a cumplir 11 de estas metas, pero se aleja del cumplimiento de 8 en rubros como contaminación, pérdida de hábitat y cambio climático, según un informe de la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (Conabio).

¿Qué metas no se están cumpliendo?

1 Contaminación

Meta:

Llevar la contaminación a niveles que no resulten perjudiciales para el funcionamiento de los ecosistemas ni para la biodiversidad.

En cuanto a contaminación del suelo, la generación de residuos sólidos urbanos creció 61 por ciento del 2003 al 2015.

Con respecto al aire, las emisiones de dióxido de carbono (CO2) aumentaron 54 por ciento de 1990 a 2015, lo que exacerba el cambio climático.

En tanto, el 8.5 por ciento de los cuerpos de agua monitoreados en México están contaminados.

2 Pérdida de hábitats

Meta:

Reducir por lo menos a la mitad el ritmo de pérdida de todos los hábitats naturales y reducir de manera significativa la degradación y fragmentación.

En el País, el 44 por ciento de los suelos están degradados debido a actividades agrícolas y ganaderas, deforestación y urbanización.

Además, casi la mitad de la cobertura vegetal de México ha sido impactada fuertemente por actividades agropecuarias.

“Para México es vital tener metas muy ambiciosas de restauración de ecosistemas porque hemos perdido buena parte del patrimonio natural que tenemos, pero aún estamos en posibilidad de recuperarlo”.

Andrea Cruz Angón, Coordinadora de Estrategias de Biodiversidad y Cooperación de la Conabio.

3 Ecosistemas vulnerables al cambio climático

Meta:

Reducir al mínimo las múltiples presiones del ser humano sobre los arrecifes de coral y otros ecosistemas vulnerables afectados por el cambio climático.

Las presiones derivadas de las actividades humanas sobre los ecosistemas vulnerables al cambio climático no se han reducido.

En México, el 68.2 por ciento de la población se encuentra altamente expuesto al riesgo de impactos de este fenómeno.

Un cuarto del territorio nacional también tiene alta vulnerabilidad ante los impactos adversos del cambio climático

4 Incentivos y subsidios

Meta:

Eliminar, eliminar gradualmente o reformar los incentivos y subsidios perjudiciales para la diversidad biológica.

El 28 por ciento de los programas federales de subsidios se destinó a estímulos con impactos que pueden dañar el medio ambiente, según cifras del 2015.

Los subsidios con mayor impacto negativo son los de sectores agrícola, ganadero, acuícola y de infraestructura.

5 Financiamiento para la biodiversidad

Meta:

Aumentar de manera sustancial la movilización de recursos financieros para aplicar el Plan Estratégico para la Diversidad Biológico 2011-202, del cual surgieron las Metas de Aichi.

La tendencia en el País es reducir, reestructurar o eliminar programas y dependencias del sector ambiental en los últimos nueve años.

Para 2015, el gasto público federal a favor de la biodiversidad disminuyó 9 por ciento.

En total, México invierte el 0.10 por ciento de su Producto Interno Bruto (PIB) para este fin.

6 Producción y consumo sustentable

Meta:

Poner en marcha planes para lograr la sostenibilidad en la producción y el consumo.

En los últimos años, está en crecimiento la extracción de combustibles fósiles, minerales, materiales de construcción, cultivos, biomasa y forraje.

La urbanización alcanza al 80 por ciento de la población de México, lo que lleva a que, por ejemplo, la huella hídrica del País es la octava más grande del mundo.

7 Pesquerías sustentables

Meta:

Todas las reservas de peces e invertebrados y plantas acuáticas se gestionarán y cultivarán de forma sostenible, lícita y con enfoques basadas en los ecosistemas.

El sector pesquero nacional pasó de tener un gran potencial para cubrir las necesidades alimenticias de la población a requiere acciones urgentes para a manejar las especies de importancia comericial.

Según la Carta Nacional Pesquera, una pesquería está sobreexplotada, 29 se encuentran aprovechadas al máximo sustentable y siete se encuentran en deterioro.

8 Agrobiodiversidad

Meta:

Mantener la diversidad genética de especies vegetales cultivadas y de los animales de granja y domesticados y de las especies silvestres emparentadas.

En cuanto a bioseguridad, el País requiere mecanismos de monitoreo eficaces para garantizar la liberación segura de los organismos genéticamente modificados, mejor conocidos como “transgénicos”.

La Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) emitió 33 permisos para etapa experimental de estos organismos, 32 para programa piloto y 6 para etapa comercial durante el periodo de 2014 a 2018.

“El Covid-19 es la crisis de biodiversidad a más grande escala que estamos padeciendo los humanos. La pérdida de biodiversidad no se nota, se extinguen especies y no nos damos cuenta, pero es una crisis de salud”.

Andrea Cruz Angón, Coordinadora de Estrategias de Biodiversidad y Cooperación de la Conabio.

¿Qué metas se están cumpliendo?

1. Conciencia del valor de la diversidad biológica: las personas son consientes del valor de la diversidad biológica y de los pasos que pueden dar para su conservación y uso sostenible.

2. Integración de los valores de la biodiversidad: los valores de la diversidad biológica son integrados en estrategias de desarrollo y de reducción de pobreza.

3. Áreas con manejo sostenible: las zonas destinadas a agricultura, acuicultura y silvicultura se gestionan de forma sostenible para conservar la diversidad biológica.

4. Especies exóticas invasoras: se identifican especies exóticas invasoras prioritarias, se controlan o erradican, y se establecen medidas para gestionar su introducción.

5. Áreas protegidas: por lo menos el 17 por ciento de las zonas terrestres y de aguas interiores, así como el 10 por ciento de zonas marinas y costeras, se conservan a través de áreas protegidas.

6. Prevención de extinciones: se evita la extinción de especies amenazadas y se mejora su estado de conservación.

7. Servicios esenciales de los ecosistemas: se restauran y salvaguardan los ecosistemas que proporcionan servicios esenciales y contribuyen a la salud y al bienestar de las personas.

8. Restauración y resiliencia: se incrementa la capacidad de recuperación de los ecosistema, incluida la restauración de por lo menos el 15 por ciento de los ecosistemas degradados.

9. Protocolo de Nagoya: está en funcionamiento el Protocolo de Nagoya sobre Acceso a los recursos genéticos conforme a la legislación nacional.

10. Estrategia nacional de biodiversidad: se elabora y se pone en práctica un plan de acciones en materia de diversidad biológica.

11. Avances del conocimiento científico: se avanza en los conocimientos y tecnologías relativas a la diversidad biológica.