Las tiendas de abarrotes son los lugares donde tristemente no respetan los protocolos establecidos por las autoridades de salud en cuanto a la sana distancia y el uso de cubrebocas, reconoció el presidente de la Asociación de Abarroteros y Pequeños Comerciantes, Antonio Hernández Esparza.

El activista manifestó su preocupación ante la apatía e indiferencia de una gran parte de la población en Aguascalientes en cuanto al respeto a las reglas sanitarias por el COVID-19, por lo que muy poca gente utiliza el cubrebocas al ingresar a las tiendas de abarrotes, pero que increíblemente tampoco es acatado por los propios dueños de tales establecimientos. “Aunque tienen los cartelones que indican que no pueden ingresar sin cubrebocas, hay tenderos que tampoco lo usan, entonces con qué calidad moral le piden a los clientes utilizarlos”.

Por lo anterior, consideró importante que el Gobierno del Estado fortalezca a la Guardia Sanitaria e incluso contrate a más personal, aprovechando a la gente que está actualmente desempleada por la pandemia y les brinde una capacitación, para que vigilen y a su vez abarquen a muchas más tiendas de abarrotes y negocios de otros giros para hacer valer las normas de seguridad con carácter de seriedad, “advirtiendo que pudiera ser la primera amonestación y que empiecen a multar y obligarlos a que cumplan, incluyendo a los abarroteros, para que no les quede de otra, más que aplicar los protocolos”.

En tal sentido, dijo que platicó en días pasados con el director de Regulación Sanitaria del ISSEA, Octavio Jiménez, quien quedó de realizar un proyecto y un operativo y él como representante de los abarroteros se comprometió a aterrizarlo con sus agremiados, a fin de hacer cumplir las normas sanitarias para contrarrestar la pandemia. “Aquí el ejemplo está obligado por interés personal y ajeno, la falta de cubrebocas afecta tanto al tendero como pueda afectar al cliente. Es una responsabilidad de todos y los clientes deben entender”.