Mircea Mazilu

El próximo sábado la India celebra el 73 aniversario de su independencia del Imperio Británico. El 15 de agosto de 1947, esta nación asiática conseguía finalmente su autogobierno después de varios siglos de dominación extranjera en su territorio. En el artículo de hoy te contamos la historia del nacimiento de lo que hoy es uno de los países más poblados de todo el mundo.

La historia de la India se caracteriza por la invasión a su territorio de diferentes pueblos y potencias extranjeras. Entre ellos destacan los persas, griegos, árabes, mongoles, portugueses, holandeses, etc. Sin embargo, ninguno de ellos dejó tanta huella en el subcontinente indio como lo hicieron los ingleses.

La llegada de estos últimos a la península de Indostán se remonta a principios del siglo XVII, cuando la Compañía de las Indias Orientales se asentó en la región nororiental de Bengala, desde donde comenzó a comerciar en todo el país. En la segunda mitad de la centuria siguiente dicha compañía consiguió someter y dominar casi todo el territorio indio.

En 1858, tras la rebelión de los cipayos (soldados indios del ejército británico), el territorio de la India pasó a pertenecer directamente a la Corona. La administración inglesa en su colonia asiática se caracterizó por una discriminación hacia la población autóctona y por la ostentación por parte de los europeos de los mejores cargos.

Hacia finales del siglo XIX surgieron los primeros movimientos nacionalistas protagonizados por la población india. En 1885 se creó el Congreso Nacional Indio, formado principalmente por miembros hinduistas. La respuesta de las autoridades coloniales ante estos actos de rebeldía fue la represión.

En este ambiente surgió la figura de Mahatma Gandhi, un abogado que se convertiría en uno de los personajes más conocidos de la Historia Contemporánea. Después de haber completado sus estudios en Inglaterra y haber trabajado un tiempo en Sudáfrica, regresó en 1914 a su patria, donde pronto se convertiría en el líder del movimiento nacionalista.

La lucha que él dirigió a favor de la emancipación fue pacífica, caracterizándose por una serie de estrategias que buscaban la desobediencia hacia las autoridades. Se trataba de convencer a sus compatriotas indios que renunciaran a los cargos del gobierno, que no pagaran impuestos y que boicotearan los productos que llegaban de Inglaterra, entre otras cosas.

La independencia de la India Británica llegó finalmente el 15 de agosto de 1947, siendo su territorio dividido entre lo que hoy es la India propiamente dicha, de población predominantemente hinduista, y el Estado soberano de Pakistán, con habitantes de religión musulmana. En el año 1971, el territorio oriental de este último país, correspondiente a parte de la región de Bengala, se convertiría en la actual República Popular de Bangladés.

mircea-mazilu@hotmail.com