Saúl Alejandro Flores

Estimados lectores continuamos con la forma de construir una óptima prestación de los servicios de agua, en estas semanas les he compartido la relevancia de la información pertinente y las acciones por emprender, pasemos entonces a la exposición del tema sobre cómo un sistema de información del agua debe entre otros rubros determinar los componentes y características de una tarifa, aspecto vital para mejorar el servicio.
Como continuación a lo expuesto, se muestra un ejemplo para su mayor comprensión:
TARIFA MEDIA NOMINAL Y DEFLACTADA.Supuesto: El organismo operador incrementa su tarifa media en un 4% anual que se aplica desde el mes de enero al mes de diciembre de cada año. Interpretación, en este ejemplo, a pesar de que el organismo operador incrementa su tarifa un 4% anual, al deflactar la tarifa con el INPC, prácticamente se mantiene en el mismo nivel, esto significa que, para efectos reales, no se ha incrementado la tarifa en 10 años, lo cual seguramente nos ha llevado poco a poco a la descapitalización, ya que los costos, normalmente superan el INPC.
En un segundo ejemplo podríamos visualizar la razón por la que, para efectos reales, no se ha incrementado la tarifa en 10 años, al incluir el dato del INPC, la diferencia entre la tarifa media nominal y la tarifa media deflactada, es equivalente al crecimiento del INPC.Si, además, realizáramos el ejercicio de graficar el Costo medio nominal y Costo medio deflactado, podríamos apreciar en qué medida se han incrementado o disminuido nuestros costos en términos reales a través del tiempo, y entonces podremos concluir la Tarifa media deflactada con el Costo medio deflactado, apreciando finalmente si el organismo operador, está en el camino correcto hacia la sostenibilidad.
Como una acción inmediata, deberán de analizarse aquellos conceptos de gastos y costos que sean de mayor impacto y cuyo control pudiera estar en manos del organismo operador, traducido en eficiencias, tales como: a) Energía eléctrica. Se debe revisar la eficiencia electromecánica de todas las instalaciones y tomar las medidas necesarias para reducir el consumo, tales como, instalación de capacitores, cambio de equipos, cambio en los horarios de operación, etc. b) Sueldos y prestaciones. Se debe revisar el impacto de cada prestación, se debe analizar la productividad del personal, se debe revisar la pertinencia del tiempo extra, etc. c) Materiales y suministros. Se debe revisar el esquema de adquisiciones, para obtener mejores precios a través de licitaciones, se debe revisar el rendimiento de combustibles, se debe revisar la pertinencia de consumibles, etc.
Indicadores de impacto. Como ya lo comentamos, “Un indicador debe representar la relación entre dos o más variables. Un número no es un indicador” (Coneval), de tal forma que cuando hablamos de un indicador tradicional como la Eficiencia comercial, estamos haciendo referencia al porcentaje del monto facturado que ha sido cobrado en un periodo determinado.Sin embargo, también podemos evaluar al organismo operador desde otra óptica, podemos hablar entonces de Indicadores de impacto, los cuales representan el cambio esperado de una situación determinada (para este caso, la eficiencia comercial), una vez que se llevan a cabo políticas y estrategias. Podemos medir en períodos de mediano o largo plazo, debido a que se requiere un lapso, para que se pueda medir el impacto.
Con esta idea podemos encontrar algunos indicadores de impacto: a) Variación en la eficiencia física; b) Variación en el agua no contabilizada; c) Variación en la eficiencia comercial; d) Variación en la eficiencia global; e) Variación en el índice de empleados por cada 1000 tomas; f) Variación en el índice energético.
Los indicadores de impacto pretenden expresar los cambios generados a partir de políticas o estrategias (o inclusive la falta de ellas). Es decir, permiten la comparación de una situación anterior y una situación actual, para lo cual, es necesario definir una línea base sobre la cual hacer la comparación. Estos resultados, nos indican el impacto que han tenido las políticas y decisiones del organismo operador, en cuanto a la eficiencia comercial en sus dos variables, la cobranza y la facturación. De esta manera, podremos evaluar el impacto de las políticas de la alta dirección, en los resultados obtenidos en un periodo determinado. La próxima semana continuamos el tema tarifario y su relevancia en la sostenibilidad y sustentabilidad de un servicio público de agua. Recuerden amables lectores la importancia de emprender políticas y acciones tendientes para que en México y Aguascalientes el agua nos alcance.

Comentarios: saalflo@yahoo.com