Saúl Alejandro Flores

Estimados lectores continuamos con la importancia que tienen los datos y la información para comenzar a visualizar el tipo de organismo operador que se tiene y por supuesto el tipo de organismo operador que se necesita, no sólo para el momento, sino para los diversos y alternos escenarios futuros. Aquí juegan un rol importante las actividades diarias de los organismos operadores que van generando datos de todo tipo en cada uno de los procesos del ciclo urbano del agua: extracción, potabilización, conducción, distribución, consumo, alcantarillado, tratamiento, reutilización, disposición final, al igual que en todos sus procesos comerciales, administrativos, financieros, etc.

La cantidad de datos que se producen son diversos y de primera impresión pueden sorprender, son de todo tipo, citaré algunos de ese universo: cantidad de fuentes de abastecimiento, m3 producidos por día, mes, l/p/s, m3 potabilizados, kw consumidos, kg gas cloro consumidos, fugas reportadas y reparadas, tomas por tipo de usuarios, tomas con medidor o sin medidor, tipo de medidor, antigüedad del medidor, m3 facturados, monto cobrado, tarifa media, lecturas tomadas, cantidad de personal (por área, por proceso, etc.), costos, personal sindicalizado, de confianza, cantidad de vehículos, litros de gasolina, litros de gas, artículos comprados y consumidos, licitaciones, cotizaciones, proveedores, usuarios, bienes muebles e inmuebles, títulos de concesión, volumen asignado, líneas de agua potable y alcantarillado, características del agua, inversión de excedentes de tesorería, recursos federales, por mes, por año, monto de ingresos procedentes de tarifas y otros servicios que brinda el organismo, etc. Así como aquellos que se desprenden del área comercial y atención al público, quejas, ajustes en sus diversas categorías, sumando marco jurídico de los servicios en el municipio y entidad federativa; los cuales, se generan de manera natural y muchas veces pasan desapercibidos para la dirección y por las autoridades municipales, ante la falta de análisis de los mismos.

Para que un dato tenga sentido y utilidad, debe recorrer un trecho considerable, la primera recomendación es obtenerlos de manera metódica, constante y confiable, se requiere que se reporten periódicamente y hasta ese momento, no son aún un medio para evaluar el desempeño de una actividad, programa o proceso, es difícil establecer los logros, ya que sólo se conoce el estado actual de la actividad que le dio origen. Cuando pretendemos mostrar los resultados de una actividad, programa o proceso, se requiere contar con los datos iniciales y actuales, para poder realizar una comparación y facilitar su interpretación y convertirlos en información confiable.

Los datos evolucionan o adquieren otras perspectivas, cuando se relacionan con otros datos o variables y se enmarcan en un contexto, a fin de poder analizar e interpretar los resultados alcanzados en un periodo, dan lugar a los indicadores. “Un indicador debe representar la relación entre dos o más variables. Un número no es un indicador”  (Coneval).

Así entonces, para poder evaluar la gestión de un organismo operador, se deben establecer objetivos específicos y definir uno o varios indicadores para cada uno de ellos, los cuales permiten evaluar cómo vamos avanzando en su consecución.

En el subsector del agua y en especial para los organismos operadores, existen indicadores que se han creado a través del tiempo, los más conocidos y utilizados son: a) Eficiencia física; b) Agua no contabilizada; c) Eficiencia Comercial; d) Eficiencia global; e) Empleados por cada 1000 tomas; y f) Índice energético; Etc.

Asimismo, con los datos obtenidos, se generan estadísticas típicas de diversas áreas o procesos, tales como: a) Estadísticas de consumo o comerciales (Facturación y volumen facturado por tipo de usuario, por giro, por zona, por sector, etc.); b) Estadísticas de producción (Volumen producido por pozo, por batería o acueducto, volumen potabilizado, etc.); c) Estadísticas de atención al público (Quejas recibidas por falta de agua, por contaminaciones, por consumos altos, por fugas, etc.)

En la mayor parte de los organismos operadores, estos datos no siempre son generados con precisión, más bien los datos, si se utilizan, son estimados por diversas razones, entre otras: por adolecer de micro y macromedición al 100%, por falta de un buen software comercial, por falta de un call center, por falta de personal, etc. Solamente en algunos organismos, se obtiene la información de forma metódica, constante y confiable, destinando recursos económicos, materiales y humanos para esa actividad. Continuamos la próxima semana, no sin antes recordarles que estas deben ser acciones y proyectos que permitan que en México y Aguascalientes el agua nos alcance.

Comentarios: saalflo@yahoo.com