Saúl Alejandro Flores

Estimados lectores continuamos con la forma de construir una óptima prestación de los servicios de agua, en estas semanas les he compartido la relevancia de la información pertinente y las acciones por emprender, la semana anterior comenzamos con la importancia de la tarifa, pasemos entonces a la exposición del tema sobre los componentes y características de una tarifa, aspecto vital para mejorar el servicio.

Para mayor claridad, a continuación se muestra un ejemplo basado en un supuesto: Indicador tradicional, EC = MC / MF, Eficiencia comercial = Monto cobrado / Monto facturado. Supuestos: Monto cobrado 2019 $6’000,000.00, Monto facturado 2019 $10’000,000.00. EF = $6’000,000.00 / $10’000,000, EF = 0.6 = 60%. Interpretación: Este resultado nos indica que de solamente se cobra el 60% del monto facturado.

Indicador de Impacto. VEC = (MC 2019/MF 2019) / (MC 2018/MF 2018). Variación en la Eficiencia Comercial = (Monto cobrado 2019 / Monto facturado 2019) / (Monto cobrado 2018/Monto facturado 2018). Supuestos: Monto cobrado 2019 $6’000,000.00, Monto facturado 2019 $10’000,000.00, Monto cobrado 2018 $5’000,000.00 y Monto facturado 2018 $9’500,000.00. VEC = ($6’000,000.00/$10’000,000.00) /($5’000,000.00/$9’500,000.00)VEC = 0.60 / 0.53VEC = 1.14.

Interpretación: Este resultado nos indicaría que en el año 2019 se ha tenido un incremento del 14.0% en la eficiencia comercial, con relación a lo que ocurrió en el periodo anterior.Se recomienda entonces que, cuando se haga referencia a la Eficiencia Comercial, se añada también la variación, ejemplo: “Este año 2019 tuvimos una Eficiencia Comercial del 60.0%, 14.0% mayor que el año anterior”.
Estos resultados, nos indican el impacto que han tenido las políticas y decisiones del organismo operador, en cuanto a la eficiencia comercial en sus dos variables, la cobranza y la facturación, de esta manera, podremos evaluar el impacto de las políticas de la alta dirección, en los resultados obtenidos en un periodo determinado.El proceso de Planeación en un organismo operador es muy necesario, pero poco utilizado, la mayoría de los prestadores de servicios, actúan por lo general de una manera reactiva, es decir, su día a día está regido por las urgencias, necesidades y emergencias del momento. La falta de personal, la falta de recursos, la falta de herramientas administrativas, son un común denominador.

Solo un escaso porcentaje del universo de los prestadores de servicios del país, realizan procesos formales de planeación, utilizan algún proceso de calidad, utilizan y dan seguimiento a indicadores, tienen sistemas informáticos robustos e integrados, cuentan con personal dedicado a estas actividades y normalmente son aquellos que tienen finanzas sanas, aprovechan su economía de escala y cobran de una manera aceptable sus servicios. La necesidad de realizar un ejercicio de planeación desde el punto de vista sistémico, y que, como productos, determinan acciones concretas, objetivos, metas e indicadores. Sin embargo, una buena planeación, no podría considerarse completa, si no incluye un sólido análisis de los riesgos que pudieran impedir el logro de sus objetivos.

Se tuvo o tiene no lo sé si aún esta administración federal lo mantenga, una metodología que ha utilizado para la administración de riesgos, la cual es perfectamente aplicable en el ámbito de los organismos operadores y que resulta muy recomendable. ¿Qué se entiende por un riesgo?“, un riesgo es un evento adverso e incierto, que puede ser interno o externo, que puede derivarse de la combinación de su probabilidad de ocurrencia y de su grado de impacto, pudiendo obstaculizar o frustrar el logro de objetivos y metas tanto de carácter institucional como fácticos”.

Considero importante compartirles queridos lectores que la gestión de riesgos a través del tiempo ha presentado evolución en su óptica y mecanismos: 1. En los años 80’s, se comenzaron a gestionar los riesgos por procesos; 2. En los años 90’s, se adoptó el término riesgo, vinculado a las acciones; 3. En los años 2000’s, se comenzaron a gestionar los riesgos como un paso más al de la administración de riesgos e incorporando el control preventivo; y 4. En la actualidad se busca conocer las características de los riesgos y una adecuada toma de decisiones por parte de la alta dirección, para que el plan de negocios del organismo operador no se vea interrumpido. Puedo aseverar que la etapa Covid y postcovid, obligará a un replanteamiento del modelo de riesgos consecuencia del actuar del gobierno federal que obligará a los gobiernos estatales y aquellos escasos municipios sensatos y ajenos a populismos de derecha o izquierda a realizar adecuaciones o implementar su propio modelo. Continuaremos la próxima semana, no olviden la importancia de emprender acciones tendientes para que en México y Aguascalientes el agua nos alcance.
Comentarios: saalflo@yahoo.com