La Procuraduría Estatal de Protección al Ambiente (Proespa), habrá enviado al corralón al término del año, más de 2 mil unidades de motor por el incumplimiento de la verificación vehicular. Tan sólo durante el primer semestre del año, la dependencia habría sacado de circulación 1,800 unidades.

Si bien los retenes para detectar unidades pendientes de cumplir con dicha obligación tienen tiempo que dejaron de operar, personal de Proespa se encarga del cumplimiento de la Ley por medio de recorridos aleatorios en diferentes días y horas, realizados en todos los puntos de la ciudad.

Con ello ha sido posible detectar en flagrancia automóviles de uso particular y uso intensivo con emisiones de humo ostentosos, por lo que son detenidos de manera inmediata. De acuerdo a lo estipulado en el tabulador de multas de la Proespa, se establecen sanciones económicas de 2 y hasta de 60 UMAS, es decir, de 169 y hasta 5 mil 70 pesos, para todo conductor moroso.

Continuamente, la dependencia ofrece descuentos hasta del 90%, para grupos especiales, entre ellos, personas de la tercera edad, jubilados y pensionados. La idea, según la Proespa, es que los operativos realizados por personal de la Dirección de Inspección y Vigilancia, más que sancionatorios, sean de concientización para continuar manteniendo una de la mayor calidad del aire del país.