¿Quieres montar tu propio negocio? ¿Ya tienes un par de ideas para una startup genial, pero la propia startup aún no existe? ¿O simplemente estás analizando diferentes nichos para encontrar el tuyo? Nosotros sabemos cómo ayudarte.

En este material, encontrarás un plan listo para ser implementado, y las recomendaciones de los expertos de la plataforma educativa Lectera.

Paso 1: Evaluar la viabilidad de la idea

Determina exactamente qué ofreces a tus clientes. ¿Necesitan tu producto? ¿En qué se diferencia de lo que ofrecen tus competidores? ¿Qué hacen realmente bien tus competidores y qué no hacen bien? ¿Qué nicho puedes ocupar? Escribe las respuestas a estas preguntas en un documento separado.

¿Cuál es tu público objetivo? ¿A quién le interesa el producto, qué necesidades puede satisfacer? Describe el retrato del comprador potencial: qué edad y sexo tiene, qué estatus tiene, dónde vive, dónde trabaja, dónde estudia, qué intereses tiene, a qué problemas se enfrenta y en qué situaciones tu producto puede resolver esos problemas.

¿Cuánto costará tu producto y dónde lo venderás? En esta fase debes decidir si necesitas invertir en el alquiler de un espacio (o si sólo vas a distribuir el producto en línea). Además, no te olvides del almacén para guardar la mercancía y de calcular el coste que tendrás que gastar en la entrega. Es responsabilidad tuya decidir cuánto costará tu producto, cuál será su coste principal estimado y a qué precio estarán dispuestos a comprarlo los clientes potenciales. En esta etapa, estamos seguros de que las lecciones del curso de negocios de Lectera, “De una idea a un negocio: creamos una empresa rentable desde cero”, te resultarán especialmente útiles. Aprende todo sobre los fundamentos de un proyecto empresarial de forma gratuita y en sólo 2,5 horas.

Paso 2: Escribir un plan de negocio

Como su nombre indica, un plan de negocio es un documento que resume tu idea de negocio y todas las cuestiones relacionadas con su puesta en marcha. Estos puntos incluyen el importe de la inversión, el periodo estimado de recuperación de la inversión, la lista de especialistas a contratar y la estrategia de marketing. Un plan de empresa puede utilizarse tanto para el uso interno como para presentar tu idea a un inversor.

¿De qué secciones debe constar un plan de negocio?

  1. Sobre la empresa. Qué forma jurídica tendrá, quién será su fundador, cuánto dinero habrá que invertir en ella.
  2. Análisis del mercado y de la industria. Una breve descripción general del sector, los factores que influyen en su crecimiento y su volumen en términos monetarios, la lista de productos y servicios representados en él, sus líderes, sus competidores directos, las estrategias de marketing que utilizan. Es importante identificar tu segmento de público objetivo y explicar por qué te diriges a él específicamente.
  3. Producto, modelo de negocio. ¿Qué planeas producir? ¿Cuáles son las características de tu producto? ¿Cuál es el recorrido del producto desde la producción hasta el cliente? ¿A qué segmentos de clientes (además del “público objetivo ideal” cuyo retrato hemos descrito antes) tienes previsto llegar? Aquí será conveniente comparar tu producto con lo que ofrecen tus competidores y hacer planes para el desarrollo de la producción (o estrategias de marketing, ¿por qué no?) para el futuro. Descubre cómo evaluar adecuadamente a tus competidores y crear un producto que rompa récords de ventas en uno de los mejores cursos de negocios, “Cómo crear un producto rentable: estrategia y estudio del mercado” de Lectera. Sólo una hora y media y estarás listo para conquistar la cima del mundo de los negocios.
  4. Plan de producción. Deberá incluir información sobre los costes de producción, las condiciones de producción, las materias primas, los volúmenes de producción previstos y la logística.
  5. Estrategia de marketing. Una vez más, describe a tu público objetivo, dale una descripción más detallada, explica por qué es solvente. Explica cómo has determinado el precio del producto e incluye el plan de promoción en esta sección. Te aconsejamos que prestes especial atención al marketing en Internet: es el que más posibilidades tiene de convertirse en el motor de las ventas de tu producto.
  6. Plan financiero. La parte más importante para un potencial inversor. Explica cuánto dinero necesitarás, qué costes tendrás exactamente, predice los ingresos y el beneficio neto, y el tiempo para alcanzar el equilibrio. Los primeros meses puedes incurrir en pérdidas y entrar en déficit, lo cual es normal.
  7. Evaluación de riesgos. Señala los riesgos internos y externos, su probabilidad y las medidas que puedes tomar si se produce un indicador (una situación que señala la proximidad de un riesgo).

Paso 3: Atraer inversiones

Con un plan de negocio ya hecho, puedes acudir a aceleradoras, a lanzamientos de ideas o incluso solicitar ayudas estatales. Otra opción para recaudar fondos para la puesta en marcha de tu idea es una campaña de crowdfunding. Cuanto más inteligente sea el plan de negocio y más claro sea el producto, mayor será la probabilidad de atraer grandes inversiones.

¿Tienes miedo de no poder encontrar un inversor? Entonces, ¡empieza a vender por tu cuenta en los principales mercados! Aprende las técnicas de venta en el curso empresarial gratuito “Vender en plataformas de e-commerce globales: eBay, Amazon, Alibaba” de Lectera. No te rindas aunque tus primeros intentos de entrar en el mercado fracasen, prueba nuevas formas de llegar a tu público y amplía tu base de conocimientos para ir siempre por delante de tus competidores.