– El 2 de julio, Proespa clausura una parte del Relleno Sanitario y establece poco más de 20 observaciones.

– Unas 15 de esas observaciones son estrictamente documentales, lo que fueron subsanadas de inmediato.

– El resto de las observaciones son operativas, mismas que están siendo atendidas, destacando un escurrimiento de lixiviados que antes de que concluya el mes quedará solucionado el problema

– El Relleno Sanitario es objeto de una constante verificación, no sólo por la Proespa sino por el Gobierno Federal a través de la Semarnat, y en todos los casos se ha estado trabajando con respeto a la normatividad de protección del medio ambiente y en esta ocasión, no será la excepción.

– Además, de las poco más de 60 hectáreas que tiene el Relleno Sanitario “San Nicolás”, el problema del escurrimiento de lixiviados se genera en no más de 400 metros cuadrados que están siendo atendidos.

– Actualmente se reciben 1,200 toneladas diariamente.

– Aumentó la recolección en 100 toneladas más por la pandemia. Se reciben desechos de empresas privadas, de los 10 municipios de interior y los que se generan en nuestro municipio.

– La capacidad que tiene en estos momentos es de una vida útil de 1 año y 6 meses.

– La Sexta Etapa A del Relleno concluirá en menos de cuatro semanas, y aumentará la capacidad hasta 5 años y 8 meses, para alargar la vida útil hasta en poco más de 7 años.

– En esta nueva etapa se invirtieron 9 millones de pesos.