Pepe Ruiloba / Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO  .-La mamá de Andy, el niño que conocimos en Toy Story, le regaló un juguete de Buzz Lightyear a su hijo en 1995. Ese juguete era un artículo promocional de su película favorita: Lightyear. Veintisiete años después, es nuestro turno de verla.

El tan querido Guardián Especial de la película (voz de Chris Evans) está en una misión junto con su compañera Alisha (voz de Uzo Aduba) para analizar si un planeta es habitable. Pero cuando algo sale mal, él y toda su comunidad se quedan varados ahí. Buzz; sin embargo, está dispuesto a salvarlos, y comienza a hacer varios viajes al espacio para encontrar la manera.

La cuestión es que el tiempo allá arriba se mueve diferente, y lo que fueron algunos días para él, fueron años allá abajo. Ahora tendrá que salvar a las nuevas generaciones y enfrentarse al sistema de gobierno que se ha creado, además de a un villano inesperado.

Toda esta premisa se lleva a cabo apenas en los primeros minutos de la película, que fiel al toque mágico de los mejores años de Pixar, se desenvuelven con gran economía visual y narrativa, recordando incluso el efecto emocional de Up, Una Aventura de Altura (2009), y de paso dándole a Disney su primera subtrama abiertamente diversa.

De ahí en adelante la película se vuelve un conjunto de aventuras en el espacio sin mayor pretensión que la de divertir y llevar a los personajes hacia el final esperado, con contratiempos y enseñanzas que además apelan a la nostalgia (de algún lado tenían que salir todas esas líneas que dice el juguete), pero llevando la franquicia hacia otro rumbo, siendo el objetivo principal los niños y adolescentes.

Dicho esto, el mayor acierto es la introducción de SOX (voz de Peter Sohn), un gato robot que se vuelve el compañero de aventuras de Buzz, y la raíz de muchas de nuestras risas.

LIGHTYEAR
Tres estrellas
Director: Angus MacLane
Con las voces de: Chris Evans, Keke Palmer y Peter Sohn
Duración: 100 min.

¡Participa con tu opinión!