Silvia Guerra

 

Saco de botonadura sencilla: 1 botón.

Al estar de pie, este único botón siempre debe abotonarse. El abotonarlo proporciona una imagen más pulcra y hace que el saco tome la forma con la que fue diseñado.

La «V» que se forma con las solapas y lo bajo del botón en la parte del pecho, hace que la figura se alargue y se estilice; así que si eres una persona de baja estatura, el utilizar este tipo de sacos te ayudará a «crecer», alargando visualmente tu figura.

Saco de botonadura sencilla: 2 botones.

Se puede clasificar como un clásico y tiene las variantes de 2 botones altos haciendo que la «V» sea más corta; o 2 botones bajos, alargando así la «V» que se forma y por ende la silueta.

Al estar de pie, el botón superior se abotona siempre y el de abajo nunca.

Saco de botonadura sencilla: 3 botones.

Considerado también como un clásico, pero menos recomendado para hombres de baja estatura ya que disminuye visualmente a la persona.

Como todos los demás sacos, el último botón nunca va abotonado y se deja opción a que el primero también vaya desabotonado aunque, se ve mejor cuando los botones 1 y 2 van abrochados.

Saco de botonadura cruzada.

Históricamente este tipo de botonadura está relacionada con la idea de fortaleza y poder, son perfectos para empresarios exitosos y hombres que trabajan en el ámbito económico y jurídico.

Generalmente estos sacos van totalmente abotonados al estar la persona de pie y desabotonados al tomar asiento. En un saco que tiene por lo menos dos ojales en uso, se permite dejar el botón inferior desabotonado.

Pule tu apariencia con El Poder de tu Imagen.

silvia@consultoriadeimagen.com.mx