Víctor Hugo Granados Zapata

El pasado 9 de abril se instauró el Comité Municipal Universitario 2021-2024, esto con la finalidad de elaborar diferentes propuestas para la integración de las y los estudiantes en el ámbito profesional y académico. Este convenio fue signado por diferentes instituciones de educación superior, entre ellas la Universidad Autónoma de Aguascalientes (por conducto de la Federación de Estudiantes). Contamos aquí con una oportunidad brillante para ampliar la gama de oportunidades que tenemos las y los alumnos universitarios, no solamente en temas de movilidad, sino también de desarrollo académico y profesional que puede abrir (e incluso crear) puertas. Sin embargo, ¿cuáles son las directrices que deberían seguir? ¿Cuáles son los enfoques adecuados para determinar acciones más eficaces en beneficio del sector universitario?

Antes de comenzar a analizar las diferentes opciones, debemos partir de un hecho notorio: tener una carrera universitaria no nos garantiza un empleo. Esta es una realidad a la que miles de egresados o estudiantes se topan día con día y desafortunadamente no se ha logrado cambiar este panorama en algunos sectores. Por ello, cuando nos preguntamos qué pueden hacer las autoridades para mejorar este panorama, debemos hacer hincapié en el “después” de la carrera y que la profesionalización sea un elemento clave para la generación de nuevos empleos y la atracción de mayor inversión privada. Esto último es fundamental, ya que, con la llegada de más capital privado, se pueden construir puentes con el sector de innovación y fomentaremos la llegada de nuevos servicios para la población. En pocas palabras, si mejoramos este ámbito beneficiamos a toda la sociedad en su conjunto, una apuesta que considero es muy acertada y necesaria.

Sergio Cárdenas, Enrique Cabrero y David Arellano Gault (profesores investigadores del Centro de Investigación y Docencia Económicas CIDE) publicaron en 2012 un libro llamado La difícil vinculación universidad-empresa en México en el cual analizaron diferentes encuestas a nivel nacional (Enaves y Enavi) e identificaron en ámbitos distintos cómo podría mejorarse la vinculación de tres sectores: El Estado, el sector privado y las universidades (denominado modelo de Triple Hélice). En esta obra identificaron cómo es que las empresas integran a las y los estudiantes al mercado, arrojando que un 96.4% lo hacen a través de las prácticas profesionales, 81.44% a través de estadías o residencias profesionales y solamente un 38.73% lo hace a través de servicios tecnológicos o el 34% a través de incubadoras de empresas. Estos datos nos indican que hay poca integración en sectores que podrían ser vitales para miles de estudiantes de educación media superior o superior, ya que las carreras técnicas o las carreras de ingenierías son las que se pueden beneficiar de la ampliación de la oferta en este sector.

¿Cuál sería el papel del Ayuntamiento? Su tarea es crear puentes de vinculación para consolidar la Triple Hélice, por ejemplo, a través de la creación de foros de innovación donde las y los estudiantes puedan ofertar sus servicios a las empresas, o bien, con la presentación de proyectos en diferentes áreas del mercado que los pudieran conducir a una inserción más efectiva. El incentivo primario pudiera ser que el ayuntamiento provea de apoyos económicos a aquellos estudiantes que deseen abrir una empresa, así como también los impulsen con el sector privado (por ejemplo, Coparmex) y crear un vínculo a largo plazo. Es decir, ir más allá de una oportunidad de servicio social o prácticas profesionales, sino realmente buscar una inserción efectiva y continua.

Como esta propuesta se pueden hacer muchas más, partiendo de diferentes aristas. Sin embargo, no debemos olvidar que el motor principal de esta lluvia de ideas es mejorar las condiciones de miles de estudiantes universitarios. Por ende, la participación de las instituciones de educación superior es crucial en cuanto a la manifestación de inquietudes, por eso es necesario que cada universidad que tenga un asiento dentro de este comité genere espacios de diálogo con diferentes carreras para tener un panorama completo. Por ejemplo, no es la misma oferta laboral de un estudiante de derecho a uno de medicina, o ingenierías con el sector de diseño, etc.

Esperemos que las propuestas que emita este comité sean eficaces, basadas en evidencia y que tomen en cuenta al alumnado. Fue un acierto de esta administración municipal la creación de dicho comité, sin embargo, las propuestas que emitan serán el indicador primario de su eficacia. Espero con ansias las propuestas y ojalá se pongan en marcha cuanto antes.

¡Participa con tu opinión!