Desde hace unos meses, la humanidad entera estuvo pendiente de todos los avances que se venían presentando sobre la producción de la vacuna al COVID-19; sin embargo, no fue hasta finales del mes de noviembre y principios del mes de diciembre, que comenzaron las aprobaciones por parte de las principales agencias o instituciones de salubridad en el mundo. A partir de ese momento, se comenzó a vislumbrar algo de luz, en un túnel que nos mantenía y actualmente nos mantiene todavía bajo una incertidumbre.

Esta luz, llegó en tiempo récord también a nuestro querido Aguascalientes; siendo que, hace poco más de veinticuatro horas comenzó la administración de las primeras vacunas al personal de salud que enfrenta el virus del COVID-19 diariamente en lo que coloquialmente se le conoce como “primera línea”. De manera tal, que el comienzo de la vacunación permite entonces que exista una gran esperanza sobre el anhelado regreso a la que llamábamos “vida cotidiana”.

Las primeras vacunas, han sido suministradas bajo una entrega justa, transparente y vigilada; sin embargo, ahora la gran incógnita será conocer el momento en el que seremos vacunados. Derivado de ello, es que la paciencia debe de imperar y con ello el respeto a las decisiones de nuestras autoridades.

Es momento de reconocer y por ello, se deben de aplaudir los esfuerzos de todas aquellas autoridades estatales, como las del propio Gobernador del Estado, que no se quedan cruzadas de brazos y comienzan ya, tanto a informarse como a realizar gestiones para no depender de la autoridad federal; siendo que, gracias a esos esfuerzos, estoy seguro Aguascalientes podrá pronto contar con un suministro independiente y confiable de vacunas.

Es entonces momento de hacer un llamado a la ciudadanía, para que tengan mucha paciencia y acudan a vacunarse cuando sea el momento. De igual manera, se deben de continuar y reforzar todos los protocolos de seguridad e higiene, estando o no vacunados, ya que la empatía es quizá uno de los temas más fundamentales sobre los cuales se debe de trabajar. Siendo que, el respeto y la solidaridad, acompañados de la sana distancia, el uso de cubrebocas, el uso de gel antibacterial y el lavado constante de manos, son los únicos puntos que permitirán frenar el avance en los contagios y lograr resultados prometedores.

Seguramente nuestro Gobierno Federal intentará utilizar la vacuna como un aliciente electoral como ya lo ha anticipado en sus anuncios de radio y televisión, por lo que debemos de ser muy cuidadosos con el tema y recordar que con la salud no de debe de jugar. Para que exista una inmunidad casi general, los expertos manifiestan que por lo menos el 70% de la población requiere contar con una vacuna, situación que definitivamente tomará unos meses o inclusive poco más de un año; sin embargo, hoy más que nunca, nuestra economía necesita reactivarse y la única manera de hacerlo, es respetando los protocolos y esperando pacientemente las vacunas.

Estaremos dando seguimiento al tema, agradezco el favor de su lectura y les deseo a todos un excelente fin de semana.

Correo: davidreynoso@sapiensiuventus.com

Twitter: @davidrrr