Dentro del proceso productivo que tienen las plantaciones del cultivo de durazno con el Programa de Reconversión Productiva, ya se tienen los primeros frutos que se comenzarán a cosechar este año en las parcelas que se establecieron en el 2018.

Así lo informó el secretario de Desarrollo Rural y Agroempresarial, Miguel Muñoz de la Torre, quien señaló que en lo que va de la administración gubernamental se ha apoyado a 58 productores que cuentan con 139 nuevas hectáreas de durazno en los municipios de Asientos, Calvillo, Cosío y Tepezalá.

El titular de la SEDRAE señaló que el Programa de Reconversión Productiva es uno de los ejes en la diversificación del campo que el gobernador Martín Orozco Sandoval ha marcado como prioritarios.

Miguel Muñoz señaló que las primeras cosechas del fruto se denominan como un ensayo, ya que conforme transcurren los años se va incrementando la producción hasta alcanzar su potencial, el cual puede llegar a un promedio de hasta 20 toneladas por hectárea.

El durazno que se produce en Aguascalientes tiene la preferencia de los consumidores del estado y del país, por su sabor y calidad como un producto con alta demanda.