En respuesta al amparo promovido para que los precios de los insumos como gel antibacterial y cubrebocas, principalmente, sean regulados y con ello evitar abusos en los precios finales para el consumidor, comerciantes de dichos productos consideran injusto lo anterior, al basarse únicamente por la oferta y la demanda, algo que sucede con varios productos.
Al conocer las intenciones promovidas por activistas para que instancias estatales puedan intervenir e incluso el poder establecer precios en todo el país, en aquellos productos de gran demanda durante la pandemia del coronavirus, productores de artículos de limpieza a granel se dijeron sorprendidos pues consideran no están cometiendo abusos de ningún tipo.
La señora Angélica Barrios, quien tiene un pequeño negocio de productos de limpieza, indicó que el costo de gel en alcohol como dijo es lo correcto, ha tenido una variación importante en el precio, pero no porque ellos como productores quisieran aprovecharse de la situación sino que incluso ha tenido que enfrentar problemas para la compra de insumos para su elaboración.
Otro de los problemas que explicó, es que también a ellos los precios de los productos para poder fabricar gel antibacterial se ha incrementado hasta más del 30 por ciento, por lo que se han visto en la necesidad de ajustar sus precios finales para tener alguna utilidad.
Otro inconveniente, es la venta desleal que existe hoy en día, ya sea por medio de redes sociales o incluso prácticamente en cualquier tienda de la esquina, pues actualemente todos los negocios pueden ofrecer dicho producto, el cual aseguró pudiera estar incluso rebajado. Dependiendo de la calidad del gel de mano se encuentra desde los 70 y hasta los 80 pesos, aunque también dijo se puede fabricar caseramente.
“Está bien que quieran regular el precio si consideran que uno como vendedor está haciendo negocio con la necesidad del producto, pero también deben tomar en cuenta que hemos sufrido alzas y hasta desabasto, además tenemos que sobrevivir de alguna manera”, indicó la mujer.