Los concesionarios de combis, que solicitan incremento tarifario del 23%, demandan subsidio de gobierno ya que de lo contrario corren el riesgo de tener flotillas chatarra, ante la imposibilidad de renovar las unidades.
El presidente de la modalidad de transporte colectivo foráneo, Armando Santana, dijo que ya no se manejarán ocho rangos de kilometraje para las tarifas; ahora solo serán dos.
Pretenden que sea de 10.50, los 10 primeros kilómetros y 90 centavos por kilómetro adicional recorrido, lo que representa un aumento del 22 al 23 por ciento.
Refirió que aún así, el cobro es bajo, si se compara con lo que cobraría un camión foráneo; ejemplificó que en un trayecto de Aguascalientes-Calvillo, un camión cobraría 85 pesos y una combi, 35 pesos, por lo que no tienen un margen adecuado de ganancia.
Dijo que de las 344 unidades en servicio, 22 están fuera de norma, es decir que ya rebasaron los 10 años de vida útil y la adquisición de una nueva unidad, con financiamiento, significa un desembolso mensual de 18 mil pesos, lo que se complica aún más en época de pandemia.
En todas las modalidades de transporte, hay vehículos obsoletos, y las flotillas seguirán envejeciendo, si no hay apoyo de gobierno, como sucede en otros países, de ahí la importancia de que en todas las modalidades de transporte público se otorgue subsidio.
Reiteró que éste es indispensable, para lograr la modernización del transporte público; de no haberlo, la meta no se cumplirá, y aunque la ley establece un modelo límite, se desquiciaría el servicio si sacan de circulación a todas las unidades fuera de norma, de ahí que existe cierta flexibilidad de las autoridades de Movilidad.
Consideró que la autoridad de ramo, tiene que analizar objetivamente las peticiones de ajuste tarifario que se han planteado, y dar una respuesta congruente.