Hablar de corrupción va más allá de lo que hacen o dejan de hacer los gobiernos o las autoridades en el servicio público, también involucra a los ciudadanos; en estos actos se involucran por lo general dos partes y a partir de allí es que se puede propiciar la descomposición social, considerando además que no se trata de poco o mucho dinero o recurso, sino también un asunto que pudiera ser mínimo.
Así lo expresó el director de la Escuela de Derecho de la Universidad Cuauhtémoc, Campus Aguascalientes, Ricardo Salmón Villarreal, al participar en el conversatorio de las Segundas Jornadas de Compromisos de Acciones contra la Corrupción, el cual se llevó a cabo de manera presencial y virtual, en el que aseveró que desde el hogar o las escuelas, se pueden moldear los valores y principios de una persona.
La educación de cada ser, le permite diferenciar lo que es bueno o malo, por ello es que se requiere de un ambiente de enseñanza que permita resolver problemas de valores, comenzando desde los menores de edad, para que aprendan a tomar las mejores decisiones, sin recurrir a la corrupción o “influencias” que se pudieran tener.
En su momento, el contralor general del estado, Arnoldo Hernández Gómez Palomino, resaltó que existe el compromiso de combatir la impunidad, y estas jornadas permiten conocer más del tema, tanto a servidores públicos como a ciudadanos en general, pues está claro que las instituciones deben evolucionar y aprovechar de mejor manera los recursos y mecanismos jurídicos para lograr la participación ciudadana.
En este evento en el que tuvieron participación ayer, representantes de instituciones educativas y del Comité de Participación Ciudadana del Sistema Estatal Anticorrupción, Alejandra Yasmín González, presidenta de este organismo, resaltó que hablar de corrupción siempre será complejo y cuando se combate en realidad, genera desencanto social.
Consideró que para evitar que estos actos se cometan, no se trata sólo de buenas intenciones, sino que se requieren leyes precisas que permitan inclusive trabajar en la prevención de este fenómeno que también es un delito.