Antonio Baranda
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- El elemento de la Guardia Nacional (GN) que disparó a Ángel Yael Ignacio Rangel en Irapuato, Guanajuato, se desconcertó cuando el auto en el que viajaba el universitario se retiró de manera precipitada, justificó la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC).
Detalló que integrantes de la GN realizaban reconocimientos disuasivos sobre el ducto de Pemex «Salamanca-León», cuando observaron dos vehículos estacionados en un camino de terracería.
«Sin poder identificar a sus ocupantes, quienes al percibir su presencia procedieron a retirarse del lugar de manera precipitada, motivo que provocó desconcierto e incertidumbre entre los miembros de este instituto policial», refirió en una tarjeta informativa.
«Derivado de lo anterior, un elemento de la Guardia Nacional descendió del vehículo en el que se transportaba y de forma unilateral, accionó su arma de cargo en contra de las camionetas, resultando una persona fallecida y otra lesionada».
Fuentes consultadas indicaron que el responsable, quien fue puesto a disposición de la Fiscalía estatal, es «soldado policía militar» del Ejército.
Señalaron que el guardia, identificado como Iván Ibarra Blanco, pertenece al 34 Batallón de la Policía Militar, con sede en Guanajuato.
El militar, acusado de homicidio y lesiones, fue puesto a disposición de la Fiscalía por un Coronel de Infantería y del Comandante del 34 Batallón de la Policía Militar.
Aunque por ley es una institución de carácter civil adscrita a la SSPC, la base de la GN es de origen castrense.

¡Participa con tu opinión!