Mediante un colorido arco ubicado a un costado del Patio de las Jacarandas, en el corazón de la ciudad, se da la bienvenida a quienes visitan el Festival de Calaveras, que en esta ocasión invadió con comercios y otros atractivos el primer cuadro de la ciudad. Ayer, fue numerosa la afluencia de visitantes a esta zona, generando saturación tanto en estacionamientos como en las vías de acceso y desahogo vial.