Son varios los intentos que han hecho organismos de profesionistas y de servicios para obligar a todos los que se dedican, o se interesan en su ramo, a que se inscriban con ellos y, de no hacerlo, quedarán al margen de la atención y de los supuestos beneficios que pueda haber por parte de las autoridades e instituciones.

Esta vez le toca el turno a la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera (Canirac), que pretende que los nuevos negocios sean acogidos por el Gobierno Municipal sólo si llevan su aval, lo que, de prosperar, sería contrario al espíritu de libertad que tiene todo inversionista de integrarse o quedar al margen de un grupo de esa naturaleza.

Según el presidente de la Canirac, José Epigmenio Álvarez Fernández, su propósito es que la Cámara sea el “primer filtro” para la entrega de licencias municipales; esto es, que sin la firma de la Canirac, cualquier persona no puede hacer el trámite. Lo harían, supuestamente, para asesorar y avalar la documentación a todo el que desee iniciar este tipo de negocios y sería “inclusive antes de que las solicitudes lleguen al área de Reglamentos”.

Aduce el directivo que, por la carga de trabajo en Reglamentos, se llegan a cometer omisiones de los interesados, lo que provoca “retrasos y pérdidas económicas cuantiosas”, de ahí que se ofrecen a ser intermediarios para ayudar a que se agilicen las gestiones.

Sustenta todo ello en que, pese a los reveses que han sufrido por la pandemia, deben actuar con “la mente fría y el corazón hirviendo para planear y organizar, así como ejecutar, con el máximo entusiasmo, los planes de trabajo para este año”.

El propósito es coordinarse con los distintos órdenes de gobierno a fin de que la Canirac sea coadyuvante en las tareas y convertir al estado en un destino turístico más relevante mediante proyectos como la Ruta del Vino, Identidad Contemporánea y actividades deportivas, lo cual es posible, al contarse con instalaciones modernas para cada fin.

También la Canirac busca continuar con el proyecto de identidad gastronómica y que se haga realidad el uso del andador Alberto J. Pani para el conservatorio de la cocina de Aguascalientes, donde se cuente con instalaciones adecuadas, como aulas de capacitación, tiendas de artesanías y restaurante.

Todo está bien, lo único que sale del guion es pretender la colegiación obligada de los nuevos restauranteros en lugar de que los solicitantes se acerquen a ellos y, con base en lo que tengan que ofrecer como organización, decidir si se unen o no, pero en ello no puede estar de por medio la autorización municipal, que es un acto totalmente independiente a cualquier interés o intención de un grupo de la sociedad.

CONTRA EL TIEMPO

De los nueve candidatos a la presidencia municipal de Aguascalientes, hay dos que ya ocuparon esa silla, y son el ingeniero Luis Armando Reynoso Femat y Gabriel Arellano, uno por Acción Nacional y el otro por el Revolucionario Institucional, y quienes ahora aspiran por partidos distintos: Reynoso por Fuerza por México y Arellano por Movimiento Ciudadano.

Conocen los laberintos de la política y saben que el trayecto está lejos de ser  amigable, por lo que, mentalmente, deben estar preparados para recibir uno que otro estacazo, principalmente si las encuestas serias los colocan en un lugar importante. Habrá quien tratará de reciclar algunas cuestiones que tuvieron lugar durante el trienio que les correspondió encabezar, como también los que muestren los aspectos positivos que hubo durante su mandato.

Por una razón natural, Reynoso Femat tiene la ventaja de haber sido también gobernador del estado, por lo que podría tomarse en cuenta lo que hizo durante el sexenio, principalmente obras, servicios y captar inversiones nacionales y extranjeras que, con el tiempo, se han convertido en empresas sólidas. Se le recuerda especialmente en San José de Gracia por haber ordenado colocar en el centro de la presa Plutarco Elías Calles la imagen gigantesca de Cristo (réplica que dio origen a la poesía del Cristo Roto), lo que se ha convertido en uno de los principales atractivos turísticos de la región y que, en gran medida, ha ayudado a que este municipio emerja como un centro social y económico, faceta que no había vivido en toda su historia. Es difícil precisar si acaso el ingeniero Reynoso imaginó el impacto que tendría su idea, pero de que fue de excelentes resultados, lo pueden constatar los propios josefinos.

Ahora se encuentra en una posición distinta a la que vivió en sus 25 años como militante de Acción Nacional y a la que renunció en enero del presente año para integrarse a Fuerza por México, que, por primera vez, compite en una elección constitucional, por lo que será nuevo todo lo que tenga lugar. El ex mandatario municipal y estatal confía en su experiencia para salir avante, aunque para ello tenga que remar contracorriente, pero, de conseguir el objetivo, será mayor su beneplácito.

Poco después de haber concluido su labor como titular del Ejecutivo, se encontró con la persecución que sufrió por parte de su sucesor en la gubernatura, que, a como diera lugar, trató de llevarlo a prisión, pero su defensa supo hacer bien el trabajo y demostró que no había elementos para lograr ese propósito. De manera paralela, al no poderlo someter a los intereses de los dirigentes en turno, el PAN buscó tres veces la expulsión de sus filas, lo que fue rebatido en tribunales y finalmente pudo conservar su espacio, aduciendo en todo momento que, si salía del partido, era por decisión propia, no por impulso de sus malquerientes. Bien dicen que lo que quieras para otros te puede tocar a ti, y que es justamente lo que sucede con el que quiso perjudicarlo, que rumia su dolor al no poder colocar a su consorte en la misma posición en que hoy se encuentra LARF.

De Arellano es poco lo que se puede mencionar, salvo que llevó a cabo la construcción de algunos puentes y pasos a desnivel y que, en su abreviado periodo, compró el helicóptero a un costo que se dijo entonces era superior al valor real; de igual manera, la adquisición de cientos de chalecos protectores para los policías que no sirvieron, pero tampoco se recuperó el costo. Finalmente, solicitó licencia para irse como diputado local “plurinominal”, lo que sepultó las investigaciones que se habían iniciado. Como los casos no llegaron hasta un juez, todo quedó en especulaciones que, hasta la fecha, no han sido esclarecidas.

Además de ambos políticos, participan en la contienda Norma Guel Saldívar, por el PRI; Saraí Ornelas, del Verde Ecologista; Ricardo Franco, del Partido Libre de Aguascalientes; Leonardo Montañez, de Acción Nacional; Jorge Adán Rosas, de Encuentro Solidario; Arturo Ávila, de la coalición Juntos Haremos Historia, y Germán Arciniega, de Redes Sociales Progresistas.

EN SU SALUD LO HALLARON

Gran parte de los que tienen 40 años o más, y que estudiaron en escuelas públicas, recuerdan la “casa del conserje”, que siempre estaba al fondo del inmueble y la cual habitaba junto con su familia, por lo que, además de encargarse de parte de la limpieza, era una especie de velador. Eran contados los individuos que se animaban a entrar a robar, ya que podían encontrarse con un pedrusco lanado desde la oscuridad. Pues todo ello, en aras de economizar, se terminó, dejándose las escuelas sin vigilancia, por lo que es “normal” que hoy las saqueen no una, ni dos, sino varias veces, les rompan los vidrios, sean pintarrajeadas y destruyan el mobiliario. A raíz de la emergencia sanitaria, quedaron sin uso todos los planteles, lo que ha sido aprovechado para arruinarlas, por lo que repararlas tendrá un costo superior a los 12 millones de pesos. Es de esperarse que esto sirva de lección a las autoridades educativas y consideren reimplantar la vigilancia permanente, porque no se puede estar a merced de vándalos que sólo buscan acabar con los servicios colectivos. Es indudable que la inversión que se haga para tal fin será permanente, pero es preferible a que continúe el lamentable estado en que encuentran alumnos y profesores a su institución.