La Comisión Ciudadana de Agua Potable y Alcantarillado informó que, en la actual temporada de calor, el consumo de agua potable se mantiene en elevados porcentajes de hasta un 40 por ciento en los domicilios particulares de los ciudadanos; sin embargo, se ha reforzado el operativo preventivo de desazolves para la limpieza de caimanes.

Refugio Muñoz de Luna, titular de la CCAPAMA, aseveró que, de los colectores de agua y de los caimanes, se han sacado muebles como sillones, bolsas negras grandes con basura, animales muertos, piezas de automóviles, lodo, taponamientos de grasa, sumando decenas de toneladas de estos desechos, que se sacan principalmente en la zona oriente citadina.

Detalló que esta problemática ocurre principalmente en las inmediaciones de los tianguis, de las alcantarillas, caimanes o colectores, donde se saca basura, fruta, legumbres o todo aquello que se consume en los mercados.

En entrevista con El Heraldo, el director de la CCAPAMA hizo un llamado a la ciudadanía para demostrar su responsabilidad y cuidar su ciudad, y que no tiren basura, muebles y ningún desecho en alcantarillas y caimanes.

En el caso de los restaurantes, dijo, tiran el aceite a la alcantarilla, provocando un taponamiento de grasa y, en consecuencia, se debe utilizar el sistema Vactor para limpiar y no dañar las tuberías del drenaje.

Las afectaciones se observan cuando suceden precipitaciones pluviales si es que la gente ha aventado basura o desechos que deben ser colocados en los contenedores o en los lugares especiales para determinados productos, como el aceite.

Los restauranteros están obligados a colocar trampas de grasa en sus negocios y deben darle el mantenimiento requerido o, de lo contrario, serán sancionados de acuerdo a la normatividad vigente, advirtió.

Adicionalmente, en las casas, las familias no deben generar taponamientos en sus tuberías de alcantarilla, ya que suelen aventar hasta pañales por los excusados, de modo que es necesario que entiendan que no son basureros y, cuando caen las lluvias, ellos provocan sus inundaciones al no tener cuidado de mantenerlas en un flujo normal.

 

Así lo dijo:

“Si la ciudadanía no cuida sus tuberías, se le podrá revertir en su contra en inundaciones al interior de sus negocios o viviendas”.