La racha de victorias continúa para los Rieleros de Aguascalientes, que simplemente no creen en nadie en las últimas nueve apariciones que tienen en el diamante. Ayer, en el tercer duelo de la serie ante los Generales de Durango, la Máquina aprovechó un rally de nueve carreras en la cuarta entrada para asegurar su novena victoria al hilo y su tercera serie barrida consecutiva.
Un elevado de sacrificio de Amilcar Gómez permitió al Riel tomar la ventaja en el segundo rollo, pero Durango rápidamente empataría el partido en el tercer inning. Fue entonces que llegó el cuarto rollo con los Rieleros haciendo daño mortal. Carlos Muñoz pegó su cuarto jonrón de la campaña con Reginatto y Rivero abordo sumando tres carreras, seguido del quinto jonrón de Francisco Córdoba en el año con Gómez en juego para poner las cosas 6-1 para Rieleros. La fiesta se completó cuando Leonardo Reginatto pegó su primer Grand Slam de su carrera en México para sumar cuatro carreras más y despegar al Riel a nueve anotaciones de distancia.
Generales trataría de venir de atrás anotando un par de carreras en la siguientes entradas, pero Carlos Rivero pegó su cuadrangular 21 para sumar un par de rayitas más para la causa visitante. Durango no bajó los brazos y en los siguientes dos capítulos logró anotar cuatro carreras acercándose a cinco de diferencia para después con jonrón de Aneury Tavarez ponerse a sólo tres con ocho completas.
Córdoba con sencillo remolcó a Jorge González en el alta de la novena para calmar las aguas. Los locales siguieron con la remontada y con un batazo incluido de Marc Flores pusieron de nervios a la novena aquicalidense al anotar dos carreras y poner el marcador 13-11. Zach Phillips logró parar la reacción duranguense al sellar el triunfo de Rieleros que aprovecha su gran momento de la temporada para poner ahora su récord en 40-39. Esta noche, a las 19:30 horas, el Riel vuelve al Romo Chávez para iniciar serie ante Algodoneros con la encomienda de ganar la serie y acercarse a la posibilidad de subir al quinto sitio de la zona norte, que son precisamente los Algodoneros a un par de juegos de distancia del Riel.