MONTERREY, NL.- Las cenizas de Eulalio Cervantes Galarza, el famoso “Sax” del rock mexicano, llegaron hasta el Incaible Estudio, en Monterrey, para una colaboración muy especial con El Gran Silencio.
La banda regia cumplió su promesa de pulir un tema del saxofonista de Maldita Vecindad. ¿Resultado? Una rola con mucho ritmo.
Sax, con problemas de salud por una bacteria que le detectaron hace dos años, dio positivo a COVID-19 y el 6 de marzo fue hospitalizado por baja oxigenación. El 14 de ese mes, a los 52 años, perdió la batalla tras sufrir un paro respiratorio.
Jéssica Franco, su viuda, viajó acompañada con las cenizas y motivada por el deseo de prolongar su legado musical.
“Venimos cumpliendo varias encomiendas que dejó mi esposo en vida”, aseguró. “Él ya había hablado con El Gran Silencio, mi esposo había hecho una selección de quién quería que participara en su proyecto discográfico (en solitario)”.
Sax dejó sesiones musicales pregrabadas y días antes de morir platicó con el grupo sobre su idea.
“Ayer se ensambló la música, y haz de cuenta que estuvo ahí, ahora sí que musicalmente, y también traje las cenizas, así que estuvo en vibra y todo”.
El músico compuso “México Sabroso”, tema que ahora lo une a El Gran Silencio y que será estrenado el 25 de junio. (Lorena Corpus/Agencia Reforma)