A dos años del arranque del sistema de Cobro Digital (CODI), a cargo del Banco de México, el director del Centro de Investigación y Desarrollo Empresarial, Alberto Aldape Barrios señaló que esta herramienta financiera no se ha popularizado todavía, ya que los actuales comerciantes forman parte de otra generación no tecnológica.
De acuerdo con las metas que tenía el Banxico, en la actualidad apenas se han alcanzado un 30 o 40% a lo inicialmente planificado, lo cual es producto de que muchos comerciantes de edad avanzada no confían en ese esquema de pago en efectivo digital a través del uso del teléfono celular.
En el momento en que llegue una nueva generación al sector comercio y servicios, y donde los consumidores sean gente joven, seguramente se comenzarán a popularizar instrumentos como el CODI y posteriormente se observará una mayor aceptación de criptomonedas en el pago de productos y servicios.
Agregó que el CODI como instrumento de transferencia electrónica como medio de pago en la mayoría del comercio mexicano va lento, pero es una herramienta segura y que permite que el ciudadano no tenga que cargar efectivo en su cartera, y a donde quiera que vaya pueda realizar las compras que requiera sean de productos o servicios.
Alberto Aldape Barrios sostuvo que el CODI es un buen instrumento que estará ayudando a la sociedad una vez que le adquieran confianza en las transacciones que se realizan desde el dispositivo electrónico inteligente.
En la actualidad, el comercio electrónico ha crecido significativamente desde el año 2019 al cierre del 2021 con casi un 70% en el número de las operaciones en los mercados digitales, y este movimiento difícilmente se ha visto en los comercios tradicionales.
Sin duda que la pandemia del COVID-19 vino a estimular este mercado electrónico, lo cual obliga a los comerciantes a modernizarse si quieren seguir dentro de su actividad, es decir es necesario aceptar las transferencias electrónicas vía CODI, así como contar con una terminal punto de venta, contar con sus propios sitios de internet.
“El parteaguas que se tuvo en los años 2019 y 2020 debió aprovecharse en el año 2021 para que en el 2022 se favorezcan buenos resultados en la economía mexicana mediante la utilización de los sistemas digitales de pago y las transacciones electrónicas”, puntualizó.

¡Participa con tu opinión!