Rubén Galaviz Tristán, director del Instituto de Servicios de Salud del Estado (ISSEA), expuso la situación del sistema de salud local, enfocándose en el Hospital Hidalgo. Reveló que el 30% de los pacientes no son locales, incluyendo a afiliados al IMSS, ISSSTE y de otros estados, lo que ha ocasionado un costo social de 70 millones de pesos al finalizar 2023.

Destacó que, aunque no es oficial, se ofrece atención universal a pacientes foráneos, sin recibir compensación en la mayoría de los casos, lo que refleja la falta de mecanismos para recuperar costos de atención a pacientes de otras jurisdicciones.

Galaviz Tristán mencionó esfuerzos para establecer acuerdos de facturación cruzada con IMSS, ISSSTE y la Secretaría de Salud federal, buscando compensación por los servicios a pacientes foráneos.

Resaltó el dilema financiero debido a la escasez de recursos heredados de la administración anterior, con deficiencias en medicinas, recursos y registros.

El Secretario de Salud indicó que, aunque no se ha reconocido oficialmente al Hospital Miguel Hidalgo como regional, de facto atiende a una población mayor a su presupuesto asignado, sin recibir los recursos financieros correspondientes.

Concluyó que esta situación subraya los desafíos de las instituciones de salud en Aguascalientes, donde la demanda de servicios médicos frecuentemente supera los recursos disponibles, generando tensión entre proveedores de salud y pacientes.