Ante los abusos de algunos despachos de cobranza hacia los deudores, la gente puede hacer valer sus derechos y denunciar ante la Condusef a dichos entes por las formas utilizadas para cobrar, señaló el asesor del Colegio de Economistas de Aguascalientes, Gerardo Sánchez Herrera.
Destacó que es común que la gente de pronto pierda su empleo o se vea atorada en su situación económica y no pueda seguir pagando alguna deuda contraída, por lo que sus cuentas pasan a los despachos de cobranza. Sin embargo, éstos utilizan formas poco ortodoxas para tratar de recuperar el dinero, donde generalmente amenazan o hacen la vida difícil a las personas.
“Los deudores tienen armas para defenderse de estos despachos ante la Condusef, la cual cuenta con el Registro de Despachos de Cobraza mejor conocido como Redeco, donde se puede verificar si realmente quien realiza el cobro cuenta con el respectivo reconocimiento ante la autoridad”.
Asimismo, indicó que hay horarios para ejercer la cobranza establecidos por la ley, que son de las 7 de la mañana a las 10 de la noche y no pueden llamar ni a las 6 de la mañana ni a las 11 de la noche, o despertar a la gente con llamadas, ni amenazar al deudor, ni a familiares o a compañeros de trabajo. “Está prohibido que lo hagan o enviar documentos que aparenten ser escritos judiciales a los que les ponen sellos de la Federación o el juez, donde se exige que paguen”.
Sánchez Herrera señaló a El Heraldo que los despachos también tienen prohibido hablar de números confidenciales, ocultos o privados que sean distintos a los registrados en el Redeco, y mucho menos pueden colocar cartelones afuera del domicilio o en el parabrisas del vehículo donde se exhiba al deudor; “esto es atentar contra un derecho humano y la discriminación. Tampoco se pueden hacer gestiones con menores de edad o con adultos mayores en ausencia del deudor y forzarlos a que firmen, ellos no pueden”.
Finalmente, subrayó que nadie puede ser encarcelado por una deuda de carácter civil, ni con bancos ni con Sociedades Financieras de Objeto Múltiple (Sofomes), sólo cuando el embargo es ordenado por un juez y previo juicio, del cual se le tuvo que haber notificado.