Silvia Olvera 
Agencia Reforma

Como si fueran un sector productivo que generara ganancias, la CFE cobra tarifas industriales a los organismos operadores de agua del País.

Ese trato ha implicado que algunos organismos municipales y estatales paguen desde el 2018 entre 20 y 100 por ciento más de electricidad para poder bombear y llevar el suministro al usuario doméstico, comercial e industrial que atienden.

Si bien ese cambio fue durante el último año del Gobierno de Enrique Peña Nieto, funcionarios del actual no han hecho nada para regresar al trato tarifario preferencial que tenían antes, pese a múltiples peticiones.

Hugo Rojas, director de la Asociación Nacional de Empresas de Agua y Saneamiento de México (ANEAS), aseveró que el cambio ha tenido un gran impacto en la operación de los organismos, pues más del 90 por ciento trabaja en números rojos.

“En el 2018, cuando nos dimos cuenta que nos asignaron tarifas industriales, buscamos a la CFE y nos comentaron que no eran los responsables, que quien establecía las tarifas era la Comisión Reguladora de Energía (CRE).

“Cuando inicia esta nueva Administración buscamos también a las autoridades y nos mencionaron que iba a haber un cambio con el Consejo de la CRE y que una vez que se estableciera, iban a buscar qué se podía hacer, pero no ha ocurrido nada”.

Además también ya hicieron exhortos a la CFE y la CRE vía la Cámara de Diputados para recuperar la tarifa preferencial.

“Pero tampoco hemos tenido éxito, a pesar de que reconocen que el servicio de agua es de interés público y de utilidad pública y no deberíamos estar pagando como si fuéramos industria con fines de lucro”.

El golpe por el cambio tarifario fue en promedio de entre 70 y 100 por ciento de incremento, aunque para organismos con mejor estructura administrativa, el alza fue del 20 por ciento, como en Agua y Drenaje de Monterrey (AyD).

Florentino Ayala Vázquez, director de Proyectos, Operaciones y Saneamiento de AyD, explicó que el organizarse para eficientar el consumo en horas de alta demanda ha impedido tener un impacto mayor al 20 por ciento.

Rojas señaló que muchos operadores dejaron de pagar la energía, y en plena pandemia la CFE les cortó el servicio, por lo que hubo cortes de agua en el País.

Añadió que se acercaron para hablar con directivos de CFE para decirles que los cortes de energía eran insensibles ante la situación de pandemia.

“Imagínese dejar sin agua a una ciudad entera, con hospitales… fue totalmente tremendo. Se llegó a un acuerdo no oficial con la CFE de privilegiar el diálogo, antes de cortar te iban a avisar para llegar a un convenio de pago, pero en algunas ciudades no ocurrió así y sin mediar nada, llegaban y cortaban”.

Actualmente ya no hay cortes de energía, pero la tarifa sigue alta.