Marlen Hernández
Agencia Reforma

MONTERREY, NL.- En los primeros ocho meses del año, los impuestos que los consumidores pagaron efectivamente por cada litro de gasolina comprada subieron 11 por ciento, o 77 centavos, respecto al mismo periodo del 2019, arrojó un análisis realizado por EL NORTE.
De enero a agosto pasados, el importe a cargo del consumidor por IVA, los IEPS federal, estatal y el impuesto al carbono a la gasolina Regular ascendió a 7.86 pesos por litro, en promedio, frente a los 7.09 pesos de igual lapso del 2019.
Según especialistas, el aumento de la carga fiscal se derivó, principalmente, de que el Gobierno eliminó el “estímulo fiscal”, que no es otra cosa que un subsidio o descuento sobre la cuota del IEPS federal que se actualizaba cada semana.
Durante el periodo considerado del 2019, en México se pagaron en promedio 3.92 pesos por IEPS federal por cada litro en la gasolina Regular y en el de este año el cargo fue de 4.89 pesos, un 25 por ciento más o 96 centavos de peso adicionales.
Alejandro Montufar Helú, director de Petrointelligence, explicó que Hacienda aprovechó la baja en el precio del petróleo (principal insumo de las gasolinas) que se presentó en el año para reducir su “estímulo fiscal” y así cobrar más IEPS.
No obstante, la recaudación del IVA, cuya tasa del 16 por ciento se aplica sobre la base del costo de producción, logística y ganancia más los impuestos, bajó en 20 centavos o un 8 por ciento.
Por su parte, las cuotas de IEPS estatal y el impuesto al carbono subieron en este año 3 por ciento cada uno, a 43.69 y 13.12 centavos de peso por litro.
Y a partir del 2021, los impuestos a los combustibles podrían ser aún mayores, advirtió César Cadena Cadena, presidente del Cluster Energético de Nuevo León.
Expuso que el Paquete Económico 2021 de Hacienda pretende aplicar una cuota complementaria al IEPS para las gasolinas cuando el precio del petróleo sea bajo.
“Esto impediría que si baja el precio del petróleo el consumidor aproveche el beneficio.
“Este IEPS complementario será prácticamente un gasolinazo que impedirá que el precio de la gasolina baje. La ventaja que se buscaba al permitir que el precio de la gasolina subiera o bajara se va a perder totalmente”.
Pese al aumento en la carga efectiva del IEPS, este año el precio final del litro de gasolina bajó en 1.47 pesos, de 19.35 a 17.88 pesos por litro, como consecuencia de la reducción de la demanda y el exceso de oferta del petróleo, debido a la pandemia y conflictos entre países productores.
Con ello, el peso del impuesto sobre el precio final de la gasolina se elevó de 37 a 44 por ciento.
La mayor carga efectiva del IEPS a la gasolina permitió que en los primeros ocho meses del 2020 la recaudación se haya mantenido prácticamente igual frente al mismo lapso del 2019, no obstante que el volumen vendido de combustibles cayó 17 por ciento.
En Estados Unidos se paga un impuesto federal de 18.40 centavos de dólar por galón y uno estatal que difiere por entidad, pero que en promedio es de 29.86 centavos, de acuerdo con la Administración de Información de Energía (EIA).
Así, la suma del impuesto federal y el promedio del estatal en ese país es de 47.02 centavos de dólar por galón, equivalentes a unos 2.83 pesos por litro.