Un total de 150 automóviles que prestaban el servicio de transporte público por medio de aplicaciones digitales y que operaban fuera de regla, han sido sacados de circulación por parte de la Coordinación de Movilidad (CMOV), de abril y hasta el presente mes. Lo mismo aplica para quienes ofrecen el servicio de taxi convencional sin contar con los permisos pertinentes.
Los operativos aleatorios y frecuentes a lo largo del año, tienen la finalidad de regular la situación de aquellos autos que prestan el servicio y que no han sido registrados dentro de las disposiciones legislativas correspondientes. También se busca crear las mayores condiciones de seguridad para los usuarios. Apenas ayer, la Coordinación de Movilidad realizó el retiro de al menos cinco unidades, entre ellas dos taxis convencionales, al ser sorprendidas prestando el servicio de manera irregular.
Lo anterior sucedió pasado el medio día, sobre la calle Madero casi en su crece con Moctezuma, donde personal de la dependencia se dio el tiempo de revisar los documentos correspondientes. La multa por prestar el servicio público o contratado a través de plataforma tecnológica, sin contar con el permiso de la CMOV, es de 300 a 500 UMAS, es decir, hasta de 44 mil pesos.