Personal de la Coordinación de Movilidad (CMOV) llevó a cabo una supervisión sorpresa en algunas terminales del transporte público urbano, con la finalidad de comprobar que el servicio sea prestado desde temprana hora. El encargado del área, Gustavo Gutiérrez, precisó que la supervisión en todas las modalidades del transporte público es una labor que se realiza incansablemente toda la semana, al ser el tema de la calidad, uno de las prioridades de la administración estatal.

El funcionario en conjunto con personal de la CMOV, se trasladaron a la terminal de paso ubicada en Jesús María, en la cual se concentran las rutas 4, 6, 11, así como la 26 y 28. Agregó que existe actualmente una estrecha vigilancia para que en el caso del sistema urbano, las rutas comiencen a operar desde las seis de la mañana, además de verificar que el número de unidades por ruta programadas coincida con el flujo de unidades, así como garantizar recorridos completos.

Actualmente, la dependencia encargada de regular el sistema de transporte público en todas sus modalidades, ha levantado 118 infracciones desde mayo hasta el corte de octubre. Las principales razones obedecen a no contar con el permiso temporal otorgado por la CMOV para prestar el servicio, así como por agredir de forma verbal a los supervisores y por poner en riesgo la seguridad del usuario. También, se ha procedido por no respetar las señales de vialidad y hasta por detener el curso de la unidad con fines personales.

«El equipo de supervisión ha pasado en el último medio año, de seis a cincuenta verificadores que trabajamos de lunes a domingo, de 5:30 am a 11 de la noche. Controlamos el servicio de transporte público y en caso de que existieran algunas inconsistencias aplicamos lo que marca la ley», puntualizó.