Con la llegada del Buen Fin (que este año se realizará del 17 al 20 de noviembre) y las oleada de promociones que ofrecen los comercios, la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (CONDUSEF) proporciona una serie de recomendaciones básicas para utilizar los meses sin intereses de manera inteligente y segura, evitando así afectar tus finanzas personales.

Las promociones a meses sin intereses permiten a los consumidores distribuir el costo de un producto o servicio en pagos mensuales, sin añadir intereses al precio de contado. Con plazos que varían entre 6 y 48 meses, estos esquemas ofrecen una alternativa de pago flexible; sin embargo, requieren una gestión financiera prudente.

Es crucial recordar que las mensualidades se añaden al pago mínimo de la tarjeta de crédito, y omitir estos pagos puede resultar en intereses adicionales. La CONDUSEF aconseja una reflexión cuidadosa antes de realizar una compra, considerando no solo la necesidad del producto sino también la capacidad de pago.

Comparar precios entre diferentes establecimientos es igualmente importante para asegurarse de que la oferta a meses sin intereses sea realmente conveniente. Se recomienda invertir en bienes duraderos cuyo valor y utilidad superen el periodo de la deuda. Además, mantenerse al día con los pagos mensuales es esencial para evitar intereses por mora.

Al realizar una compra, verifica que los detalles de la promoción estén claramente especificados en el comprobante de venta y en la copia del comercio. Si decides liquidar tu deuda antes del plazo acordado, es recomendable informar al banco para que tu pago se procese correctamente y no se interprete como un saldo a favor.

El Buen Fin puede ser una oportunidad para adquirir bienes a precios convenientes, pero una gestión financiera responsable es clave para aprovechar estas promociones sin comprometer tu salud económica.