Staff
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Te compartimos algunos de los elementos que tal vez desees incluir en tu altar de muertos y algunas ideas sobre cómo juntarlo todo.
Cada 2 de noviembre, fecha conocida como el Día de los Muertos, los mexicanos transformamos los rincones de nuestros hogares en memoriales vibrantes para nuestros seres queridos fallecidos, mediante el montaje de ofrendas o altares de varios niveles.
Los altares también están destinados a dar la bienvenida a los espíritus que regresan, por lo que agrupan elementos tanto personalizados como tradicionales, incluidos varios que datan de los aztecas, que guiarán a un homenajeado en su viaje desde la tierra de los muertos.
No existen reglas estrictas sobre cómo se debe hacer el altar; puede ser tan simple o tan elaborado como lo permitan tu creatividad, tiempo y materiales.
Lo principal de crear un altar es hacerlo en familia y compartir el tiempo juntos recordando a alguien con amor.
Estos son algunos de los elementos que tal vez desees incluir en tu altar y algunas ideas sobre cómo juntarlo todo.

La estructura
Antes de armar un altar es importante decidir qué tipo de altar se desea. Si será uno sencillo, te recomendamos una altura de aproximadamente 2 o 3 niveles. Pero si quieres ir a lo grande y dedicar un gran espacio a esta celebración, un altar tradicional consta de alrededor de 7 niveles.
El Altar de Muertos de 2 niveles compromete el cielo y el infierno, mientras que el altar de 3 niveles también incorpora el inframundo. El de 7 es el más elaborado y cubre cada uno de los pasos necesarios para descansar en paz después de la muerte.
Para un altar hecho de 7 escalones te recomendamos que esté forrado con papel o tela, alternando entre dos colores, de preferencia blanco y negro.
De arriba hacia abajo, puede tener la imagen del difunto en la parte más alta. El segundo piso dejarlo vacío, para dedicarse a las almas del purgatorio; en el tercero se puede colocar sal para purificar los espíritus, especialmente los de los niños; el cuarto nivel con piezas del tradicional pan de muerto, mientras que el quinto escalón puede incluir las comidas y bebidas favoritas del difunto.
Para el sexto nivel sugerimos poner fotos de otros difuntos, ya que un altar tan grande como este se puede dedicar a más de una persona. Y para el séptimo nivel, siguiendo lo que suele hacerse, sugerimos colocar una cruz, ya sea con semillas, flores o hasta con cenizas.
Cual sea la altura de tu altar, está bien si utilizas cajones de madera, una mesa, taburete o incluso o una silla para darle el nivel deseado. También puedes usar un sarape, una manta o cualquier tela para cubrir los niveles.

Fotografías
Encuadra y coloca fotografías de personas que has perdido, aunque también pueden tratarse de figuras externas a quienes quieras honrar, como destacados artistas cuyas pérdidas se sienten como vacíos reales. Piensa en escritores, músicos, líderes que se han ido.
Si tu altar no está dedicado a nadie en particular, se puede omitir la foto, y se entenderá que fue hecho en honor a todos tus antepasados.

Cempasúchil
La “caléndula mexicana” es originaria del sureste del País y es el elemento decorativo clave, además de las velas en cualquier ofrenda.
Una vez tengas las flores, recórtalas justo del tallo y usa los bulbos para adornar todos los bordes de los niveles. Use pétalos sueltos para formar un “camino” externo al pie de la estructura, para guiar a las almas hacia adentro. Si quieres verte más creativ@, usas pétalos para hacer arte decorativo en el suelo alrededor de la ofrenda, como cruces o calaveras.
Por cierto, ¿sabías que esta flor crece y se marchita rápidamente? Esto refleja la naturaleza fugaz de la vida. Su aroma ayuda a atraer a un espíritu de regreso.

Pan de Muerto
Ningún día festivo ocurre en México sin un tratamiento correspondiente en una fecha específica. Hacemos pozole para Fiestas Patrias, tamales para Navidad, rosca de reyes el Día de Reyes y pan de muerto para el Día de Muertos.
Este es un bollo suave que generalmente se espolvorea con azúcar. Las partes decorativas en la parte superior están destinadas a significar las partes de un esqueleto, aunque existen algunas variantes significativas.
También puedes acompañarlo con una bebida de chocolate.

Velas y copal
Ilumina el altar con velas (preferiblemente blancas) durante la noche. Si puedes conseguir un buen copal, que es resina aromática, úsalo. Recuerda que el primer día está reservado para los niños, o las almas, que se fueron demasiado pronto. Después de la medianoche, las almas mayores nos visitan. Pero en la práctica, los días simplemente se funden.

Nunca olvides estos detalles:
+ Se sirve agua o, más típicamente, ponche de frutas para refrescar al espíritu después de su viaje.
+ La sal, símbolo de la purificación, es para que los muertos sazonen la comida que le ofreces.
+ Las chucherías, la comida o las herramientas favoritas del difunto (si era barbero, por ejemplo, su navaja de afeitar, cepillo y tijeras) crean un entorno familiar para su regreso.
+ El papel picado sirve como un adorno colorido y significativo: el negro representa la muerte, el púrpura significa dolor o luto, el rosa es para la celebración, el blanco simboliza la esperanza y el amarillo representa el sol.
+ Cuatro velas en la parte superior representan las direcciones cardinales y proporcionan un camino iluminado hacia este mundo.
+ Las calaveras de azúcar, o calaveras, agregan un toque alegre, tanto para los muertos como para los vivos.

Recuerda que este año las celebración es mejor en casa.