La propuesta que hizo el Colegio de Abogados de Aguascalientes para que la LXIII Legislatura del Estado lo invite a participar en el análisis de las reformas a las leyes, no sólo tiene que ser aceptada, sino que debe aprovecharse para formar una especie de grupo consultivo con agrupaciones de profesionales de distintas ramas.

Esto permitiría tener un razonamiento puntual de los asuntos que se ventilen, al considerarse los pros y contras de una medida, de manera que no haya necesidad de tener que deshacer entuertos por  la actual diputación o en otras.

Es costumbre inveterada que cada Legislatura haga innovaciones al marco legal, bajo el supuesto de que esto enriquecerá la participación y los derechos de la sociedad, por lo que a nivel federal y local es necesario estar al día. Lo que en unos es importante, para otros resulta intrascendente, o se hacen cambios al amparo del partido que ejerce el poder y que más tarde un adversario los elimine y hasta los exhiba.

De siempre se ha puesto como ejemplo a la Constitución de los Estados Unidos, que en más de 200 años ha sufrido mínimas reformas, caso contrario en México, que cada seis años se hace en varios artículos, sea que se le agregue o quite redacción.

Si se compara la Constitución de 1917 con la que rige actualmente, es muy poco lo que queda de las decisiones que se aprobaron en Querétaro y aunque algunos principios se mantienen vigentes, como la prohibición a los monopolios, los estancos y exenciones de impuestos (Art. 28), en la práctica los hay, al permitirse su ejercicio o se disfraza, que ha derivado en grandes empresas.

Lo mismo sucede con las tierras, que con sucesivas modificaciones al Artículo 27 pueden ser expropiadas “por causa de utilidad pública”, pero cada vez se olvida la demanda zapatista, al pasar a manos de particulares, por lo que poco a poco desaparecen las parcelas para dar paso a fábricas y fraccionamientos, o que los pozos de uso agrícola pasen a control de industrias.

En lo que respecta a Aguascalientes, en el mes y medio que lleva la LXIII Legislatura ya echó abajo algunos acuerdos de la anterior “por inconsistencias” en su procedimiento, lo que denota que cada quien tiene su propio enfoque de cómo debe precisarse la ley.

Para evitar que siga el sube y baja el presidente de los abogados, Francisco Frausto Ruiz Esparza, plantea que se acercarán a los legisladores para plantear algunas reformas y pedirles que “a los que estudiamos derecho y nos especializamos en esto, nos inviten a cada discusión, que hagan foros públicos para que no anden experimentando y reformando varias veces una ley”.

Hacerlo sólo con los abogados sería corto de miras, ya que aún cuando son peritos en materia jurídica, hay áreas que requieren la sugerencia de otro tipo de expertos, que sería el caso de cuestiones ambientales, de derechos humanos, en materia electoral, uso de aguas, etc., lo que combinando con lo legal enriquecerá los dictámenes.

En cuestiones parlamentarias no hay un solo “todólogo” (aunque más de uno crea que sí lo es), por lo que nada mejor que tener un Congreso abierto para recibir toda clase de recomendaciones y el mejor camino es tener un consejo multidisciplinario, que asegure mejores prácticas del Poder Legislativo y un mayor provecho para la sociedad.

PARADEROS OBLIGADOS

Cualquier persona sabe que el dibujo de un autobús en la lámina que se encuentra fijada a un tubo, significa que es parada obligada de ascenso y descenso de los usuarios, pero que varios automovilistas y repartidores no respetan, lo que obliga a los camioneros a detenerse en el siguiente carril con el peligro que esto representa para los pasajeros.

De ahí que sea congruente el planteamiento que hizo Alejandro Arriaga Ramírez, presidente de la Alianza de Transportistas Urbanos y Suburbanos de Aguascalientes (ATUSA), de contar con islas para las maniobras que tienen que hacer los operadores, que de concretarse deberá procederse con extremo cuidado para no afectar a otros beneficiarios del espacio público, que serían los ciclistas con las ciclovías y los peatones, a quienes podrían reducirse las banquetas para darle acceso al paradero.

Asimismo, antes de dar ese paso tiene que conocerse el programa de movilidad urbana que tiene previsto el gobierno del estado y que incluye la modernización del transporte público, principalmente de los camiones, que pese al compromiso asumido con la pasada administración de que habría mejoras y por eso autorizó el aumento a la tarifa, todo sigue igual

Incluso, mediante un comunicado de ATUSA que se publicó el 28 de noviembre, quedó el compromiso de desarrollar una aplicación para teléfonos celulares que permita monitorear la ubicación del autobús; que mejorarán la limpieza en el interior de las unidades; capacitación a los operadores para que se apeguen al código de conducta, de cortesía y vestimenta; instalar regulaciones de velocidad en las unidades, para que el desplazamiento se apegue a lo que establece la ley de vialidad; instalar cámaras de video, tanto al interior como exterior del vehículo; implementar tarjetas de prepago que además permitan al usuario obtener descuentos; instalar mapas de ruta en los autobuses, en los sitios de ascenso/descenso y a través de teléfonos celulares y sitios de internet, y adquisición de autobuses, que contaminen menos y sean más cómodos.

Ni uno solo de esos puntos se ha cumplido, por lo que sólo queda esperar la respuesta de las autoridades, en esos y todos los demás temas que por ley deben cumplir.

No puede pensarse en paraderos de “primer mundo” con autobuses del siglo pasado, por lo que es indispensable presentar un proyecto global y determinar tiempos de conclusión en cada acción y que la sociedad conozca cada paso para que sea una especie de auditoría social para que pueda exigir resultados.

El directivo consideró hacer la solicitud formal a la alcaldesa Teresa Jiménez y que se creen islas en 100 paraderos, con las cuales puede evitarse que obstaculicen la circulación de baja velocidad y que además cuenten con información dirigida los usuarios, en que conozcan frecuencia y tiempo de arribo de las unidades.

Los citados paraderos serían concesionados a particulares, en lo cual ATUSA mostró interés en participar, por lo que adelantó que sería con aplicaciones tecnológicas y de acuerdo al progreso que vive la ciudad capital, que cada vez exige mejores condiciones de los servicios básicos.

Cualquier avance que se tenga sobre el particular será de beneficio para 400 mil personas que diariamente utilizan los urbanos y que confían en que con los nuevos gobiernos, tanto estatal como municipal, se tenga un cambio verdadero, o que se apliquen las medidas que sean necesarias.

EVITARÁN CIBERDELITOS

Ante el aumento de fraudes cibernéticos y delitos como robo de identidad, la banca y las autoridades unieron esfuerzos con esquemas de prevención para impedir que los usuarios sean víctimas de estas fechorías. Los bancos trabajan una estrategia de comunicación para preparar a sus clientes frente a las amenazas que prevalecen en los servicios financieros, principalmente les recuerdan que ningún banco pide claves en un correo electrónico, un mensaje de texto o por teléfono. Para las instituciones bancarias la prevención es el principal elemento para evitar el fraude, por lo que le piden a la población que sea cada vez más cuidadosa con la información que utiliza sus datos financieros, así como el manejo de cualquier tipo de información personal

 

 

¡Participa con tu opinión!