Cada cierto tiempo se replantea la exigencia de los comerciantes y prestadores de servicio, que les entreguen un apoyo económico durante el tiempo que tarde una obra pública en llevarse a cabo, pero su demanda es desoída por la autoridad respectiva con el argumento que no hay una ley que obligue a cubrir este tipo de indemnización.

Hacerlo es de elemental justicia, ya que se han dado casos que provocan la quiebra ante la imposibilidad de aguantar un largo período sin ventas, acabándose el patrimonio personal y familiar y que deja cesante a los empleados.

Como se ha hecho a lo largo de varios años, de nueva cuenta se escucha el reclamo para que dentro de la inversión prevista de una obra pública se incluya una partida para atender esta exigencia. Ya basta de que se salgan por la tangente, utilizando el viejo estribillo “disculpe las molestias que pueda ocasionar esta obra” y que rematan con “es una obra por el bien de la sociedad”, lo que dista mucho de serlo para quienes sufren en carne propia la pérdida de la clientela, que aún cuando la tienda esté abierta resulta difícil que pasen entre los escombros, la polvareda y el ruido que produce los trabajos que se realizan en la calle.

La Asociación de Comerciantes del Centro (Acocen) exige la creación de un fondo especial de contingencia, con el que puedan enfrentar los daños económicos que ocasionan los distintos órdenes de la administración pública con su programa de obras, petición que tiene largo tiempo de escucharse en distintos rumbos de la ciudad, pero se apegan al clásico “no los veo ni los oigo”, con lo que el supremo Gobierno deja pasar el tiempo no importándole lo que pueda pasar con los negocios.

Una manera de acabar con esta falla auditiva es que el Congreso del Estado reforme la Ley de Obras Públicas, tanto estatal como de los municipios y que incluya la obligatoriedad de reparar el daño que cause el programa respectivo, apoyo que será por el tiempo que tarde en concluir, porque no se puede sujetar a una sola cantidad, sino que tiene que ser en el curso de inicio y terminación. Ojalá que la actual LXIV Legislatura lleve a cabo este procedimiento y deje algo positivo del período en que ha estado en funciones.

Debe de ser así ya que de otra manera sería dejar la decisión al libre albedrío, por lo que habrá quien acepte cumplir “con algo”, pero otros apelarán que nada ni nadie puede obligarlos, con lo que no habría uniformidad donde debe existir.

La tesorera de la Acocen, Guadalupe González Madrigal, señaló que tienen más de cinco años de haber presentado la iniciativa sin tener respuesta, por lo que otra vez plantean un fondo de soporte. Sostuvo que la petición está sustentada en que de cada obra que tiene lugar y que lleva a cerrar la calle al tráfico vehicular, genera una disminución en las ventas que en ocasiones se vuelve total y esto lleva, irremediablemente, al cierre, ya que sin importar que no tenga entradas debe pagar salarios y prestaciones, energía eléctrica, agua potable, teléfono, impuestos, etc., todo ello sin que exista un ingreso, lo que de manera irremediable suscita la ruina.

El proyecto es que mediante ese fondo puedan resolverse los gastos más urgentes y así continúe abierto el negocio, respuesta que además de venir de los gobiernos también deber ser del Congreso, que con una reforma a la Ley de Obras Públicas resolverá el añejo reproche.

INDETENIBLE LA MEJORA

En tiempos difíciles hay que sacar la casta, recomendaba el profesor a sus alumnos, instándolos a que continuaran con su preparación, fuera en línea o presencial, pero había que seguir haciéndolo como un método de vida, recomendación que hace suya el Gobierno del Estado al recibir nuevos compromisos de inversión, por lo que con pandemia y todo lo que conlleva la situación que se registra, el avance continúa.

Durante la visita que hizo Bharat Vennapusa, director de la Unidad de Negocio de Sistemas Técnicos y vicepresidente ejecutivo de la empresa italiana Marelli, manifestó al gobernador Martín Orozco Sandoval que existe el interés de instalar una planta de manufactura en esta entidad.

Durante la charla, el mandatario estatal manifestó que aquí el trabajo sigue su curso, ofreciéndose condiciones a todos los que deseen integrarse al crecimiento de la entidad; dijo que las puertas están abierta para los proyectos de inversión, que en este caso Marelli analiza el lugar idóneo de México en dónde instalar la filial y que podría ser Aguascalientes, por su buen ambiente de trabajo y por ser una sitio con plena conectividad con cualquier parte del país y el extranjero.

Como antecedente se tiene que la empresa creó en esta localidad el Cumstomer Service Center, que se encuentra en el complejo Tres Centurias, lo que ha permitido ubicar un capital humano extraordinario y con ingenieros de alta calidad, cuestión que constituye un factor favorable que puede influir a la hora en que tenga que tomarse la decisión.

El mandatario también mencionó que uno de los compromisos de su administración es hacer que crezca la calidad educativa para que los egresados ocupen los espacios de alto valor agregado, con salarios dignos y competitivos.

La planta de Aguascalientes registra 3 mil 400 empleados, que trabajan en el desarrollo de nuevas tecnologías para la industria automotriz con procesos innovadores, lo que para el directivo de la Unidad de Negocios de Sistemas Térmicos es fundamental, ya que para la firma Aguascalientes es un estado clave para invertir, con personal altamente capacitado, lo que asegura la fortaleza de las inversiones y sobre todo que se pueda trabajar coordinados con el Gobierno del Estado.

De concretarse la inversión italiana, dejará en claro que el progreso no se detiene, que pese a la emergencia sanitaria que se vivió intensamente durante 2020 y que aún subsiste en algunos aspectos, se abren nuevos espacios para el crecimiento empresarial y la creación de empleos, que son de los principales retos que hay en estos momentos.

LA HORA FATAL

Cuatro días es el plazo que tiene la coordinación de movilidad para cumplir con la entrega de 200 concesiones de taxis, de acuerdo con el compromiso que asumió con los solicitantes. Hasta el momento de redactar estas líneas no se había hecho público quiénes fueron los agraciados, de los 600 que presentaron la solicitud, por lo que todo se remite a especulaciones. El director de ese organismo, Ricardo Serrano, se comprometió que a la mayor brevedad se haría la entrega de documentos, fijándose como plazo el 30 de abril, pero por alguna razón no ha podido concretarlo, hecho que genera múltiples comentarios, asegurándose que una parte de los que reciban el permiso están “sugeridos”, lo que de resultar cierto echaría por la borda el compromiso asumido de que esta vez sería única y exclusivamente para los taxistas con 20 años o más de servicios comprobados. Es algo que no se ha visto desde que en el gobierno del ingeniero Miguel Ángel Barberena Vega (q.e.p.d) se hizo por primera vez, supervisando el propio mandatario el procedimiento, lo que no volvió a cumplirse en las sucesivas administraciones. Ojalá que ahora se haga y quede como antecedente, con lo que será un justo reconocimiento al auténtico gremio taxista.

SE LE HIZO AL SALADO

Durante varias semanas duró la rotura de la tubería de agua potable en la esquina de Galeana y Rayón, lo que generaba un derrame constante al grado que se formó un charco que al paso de los días se hizo más evidente –hecho que fue denunciado varias ocasiones en este espacio-, finalmente fue reparado el domingo, debido a que la rotura se agrandó y el líquido corría de Galeana a López Mateos. Ahora falta que hagan lo mismo en la avenida López Mateos casi esquina con Cosío, donde también hay un desperdicio enorme de agua cristalina que seguramente causa grima en las personas que carecen del vital elemento en sus hogares o negocios.