Un grupo de meseros independientes demandaron a las autoridades correspondientes, la entrega de apoyos económicos que les permita hacerle frente a la compleja situación que están enfrentando. La cancelación de todo tipo de eventos a consecuencia del periodo de confinamiento por la pandemia del coronavirus, ha dejado en precaria situación alrededor de 150 familias, de acuerdo a lo declarado por uno de los afectados, el señor Manuel López Hernández.

“Desde hace más de un mes, y hasta que sea superada la pandemia del mencionado virus, meseros independientes verán comprometida su situación cada vez más”.

López Hernández precisó que en algunos casos al igual que él, otros de sus compañeros se han visto en la necesidad de reciclar pet, cartón o cualquier otro material para poder subsistir y poder llevar alimentos a sus respectivos hogares. Lamentablemente esos recursos son insuficientes para hacerle frente a otros gastos como luz, agua y pago de alquiler.

En consecuencia, los trabajadores independientes pidieron al Gobierno del Estado agilizar la entrega de apoyos, como en su momento sucedió con trabajadores del volante. Indicó que a pesar de que han cumplido con los requisitos para acceder a los recursos emergentes, lamentablemente no han tenido respuesta.

“Dependemos de los eventos deportivos, musicales y sociales para poder vivir. Al no haber ningún evento estamos atravesando un mal momento, queremos que en verdad nos ayuden. Tenemos familia, ya somos personas grandes en algunos casos”, manifestó.

ENCARGADAS DE ESTANCIAS TAMBIÉN SE MANIFESTARON

También durante la mañana de ayer, un reducido grupo de propietarias de estancias infantiles independientes, ubicadas en colonias populares, solicitaron la intervención del Gobierno para tener oportunidad de recibir cualquier apoyo económico. Claudia Cavazos, una de las presentes, detalló que se han visto sobrepasadas en cuentas pendientes, por lo que en caso de no tener el respaldo de las autoridades en turno, se verán en la necesidad de cerrar de manera definitiva, a pesar de tratarse de proyectos de hace varios años y ser fuente de empleos. “Estamos sobreviviendo con aportaciones de 50 pesos, no sabemos qué tanto podremos soportar, somos alrededor de 50 guarderías las que estamos atravesando por lo mismo”, concluyó.