Habitantes de la comunidad El Jagüey, poblado de Calvillito, padecen la falta de agua y piden con urgencia a las autoridades que se les habilite una red de agua potable, así como oportunidades de empleo y apoyos en sus distintas necesidades.
En situación de pobreza viven habitantes de la comunidad El Jagüey en la delegación Calvillito, al oriente de la ciudad. A decir de la señora Irene Tiscareño Ibarra, no hay empleos en dicho lugar y todos tienen que salir para llevar el sustento a las familias. “Mi esposo es albañil, construye casas, a veces gana mil o mil 500 pesos por semana, mi hija trabaja en un consultorio en el centro de la ciudad”.
Mientras que la señora Sanjuana Esparza Fuentes comentó que su esposo trabaja en la agricultura, sembrando maíz, frijol y calabaza, malbaratando sus productos que se venden en el mercado más caros, mientras que sus hijos son albañiles. “Trabajan en la obra todos y vendemos el frijol aunque nos lo compran muy barato para que luego lo vendan más caro, de eso nos mantenemos”.
A decir de la señora Irma Durón Pedroza los únicos apoyos con los que cuentan las 15 familias que ahí habitan son los de Prospera y el de Conafe, este último que brinda la educación a los niños en la escuela instalada en dicha comunidad. “Pues a mí me parecen bien los servicios que dan los del Conafe porque preparan muy bien a los muchachos en la letra y en estudiar. Yo estoy muy agradecida con ellos”.
Ante esta situación, los habitantes de El Jagüey piden a las autoridades el apoyo de despensas, la construcción de un cuarto para que pernocten los instructores de la escuela y principalmente el servicio regular de agua potable y alcantarillado, toda vez que pipas de CCAPAMA acuden a surtirles del vital líquido en una gran cisterna que les abastece pero que resulta insuficiente, según lo detalló la señora Sanjuana Esparza Fuentes. “Pues aquí nos faltaría el agua potable y más apoyo de despensas y que nos ayudaran para un cuarto para los maestros que duermen en la escuela”.

¡Participa con tu opinión!