Ante el nuevo recorte de recursos para infraestructura pública que plantea el proyecto de presupuesto federal 2021 y que incluye principalmente a 18 estados del país, pareciera que la intención es desaparecer la representación en el mismo número de entidades, de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, pues poco tendría por hacer.

Esto lo expresó el Ángel Palacios Salas, presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), quien destacó que el presupuesto federal para Aguascalientes ha caído en los últimos años de manera drástica, de ahí que no ha sido posible desarrollar infraestructura nueva, si acaso algo de mantenimiento a carreteras, pero a estas alturas y con el recorte de recursos económicos, ya hay vías de comunicación muy dañadas.

Hasta donde tiene conocimiento, el presupuesto de la Federación para el próximo año está muy reducido para Aguascalientes “y el efecto que ya nos tiene con el pendiente es que nos volverá a pegar a los constructores locales”.

Como referencia, comentó que este año se propuso el ejercicio de 189 millones de pesos, una cantidad irrisoria si se compara con los buenos tiempos en que se llegó a tener presupuesto federal de hasta 1,500 millones de pesos en un año; “el promedio oscilaba en general en los 800 y hasta 1,000 millones, ya cuando menos entre 300 y 500 millones”.

No obstante, comentó que para el 2019 el recurso se redujo de manera considerable, pues la Federación destinó para Aguascalientes sólo 320 millones de pesos y para este 2020 se presupuestaron 189 “y para el 2021, la incertidumbre pesa para los constructores, pues no se sabe si acaso se enviará algo al menos para mantenimiento y atención de baches en carreteras, pues muchas ya están en mal estado”.

De esta manera, Palacios Salas puntualizó que el año entrante sería el tercero consecutivo con sequía presupuestal, lo cual será complicado, pues también se debe reconocer que habrá menos captación de recursos por parte de las arcas gubernamentales, pero si se sigue atacando al sector productivo, la contribución será mínima y por tanto habrá dificultades para cumplir con los compromisos en materia de infraestructura.